Gran verdad amigo Santi.

Saludos