Al cajón y sin mimarlos demasiado
Son relojes, aviso ...

¡Esa calefacción hostias, que me congelo!