... de la "patata".

En aquellos tiempos, los expertos aseguraban que entraban de lleno en la segunda época de los relojes, esto es, aquellos que se podían transportar o llevar encima.

He aquí una curiosa conversación transcrita para los amigos de RE por el que suscribe, a su ves una traducción de unos legajos:

"André Meisteroris ( maestro relojero Iglesia de Neuchatel): Estan muy bien terminados.

Pierre Jaeger-Constantin ( especialista relojero en movimientos sinérgicos): No me digas que ese astrolabio le quedaría mejor con una esfera algo mas clara

AM: Si, yo sugiriría acortar algunos de los ejes que no sirven para nada, añadiéndole otra función: sonería astrolabial.

PJ: ¿Pero para que serviría?

AM: Para despertar a la marinería.

PJ: No se me había ocurrido. Lo que si se puede hacer es, adelantándonos a los tiempos, sustituir el de arena por uno de agua teñida. Un color para cada uno. Así se podrían personalizar.

AM: Podemos decir en la mesa redonda relojeril ( a la sazón foro relojero de entonces), que puedes diseñar uno que sea igual para todos a un precio ajustado. Sólo para los amigos.
......"


Para no cansaros estuvieron largo rato conversando y al año siguiente lo hicieron de agua, teñida de marrón y numerada.