Son relojes chinos, que ha comprado un intermediario y los revende multiplicando su valor por 100. Se están vendiendo a través de páginas de ventas-online con un reclamo de precio de 150 a 200 euros, 10 veces su valor real. Bajaros la hoja técnica que viene en su propia página web y no encontrareis ningún servicio técnico oficial. Si tienes una rotura te dan otro reloj de 15 euros y tan contentos.