Sin dudarlo. Tag me gusta (al menos, algunos de sus relojes), pero Omega es una pasión, que engancha con fuerza.