Teniendo el presupuesto que tienes ni lo dudes. A por el Rolex. Yo hace 5 años estaba igual que tu, siempre habia querido un Rolex. Al final acabé con un Omega Seamaster de titanio... precioso... pero no es lo mismo. Conclusión: al cabo de un año acabé vendiendo en Omega (por 800 euros) y me fui directo a por un GMT pepsi. No te compres un reloj teniendo otro en mente porque acabarás malvendiendo. y piensa que que siempre, siempre, el corazón acaba ganando a la razón. Un saludo.