Estimado Sr. Mochuelo: en verano hace un calor del demonio,
por lo menos por estas latitudes cordobesas y hay que tener
cuidado con lo que te pones. Escapar de las correas y recurrir
al armis (dentro de lo que tengas) es lo más práctico.
S2.