Tienes razón pero si te vale de consuelo todavía es peor en la vida real.

Te sueltan frases, acompañadas de rostros perplejos, como por ejemplo:

-¿Cuánto dices que te has gastado por un reloj?

Y lindezas parecidas.