Resultados 1 al 2 de 2

Hilo: "Aquellos maravillosos años" -1969 (II)- Fly me to the moon... - Esenciales

  1. #1
    Avatar de Mickelson
    Mickelson está desconectado Forer@ Senior
    Fecha de ingreso
    24-sep-2009
    Ubicación
    Barcelona
    Mensajes
    502

    Predeterminado "Aquellos maravillosos años" -1969 (II)- Fly me to the moon...

    Hola buenas tardes a todos,

    Como comenté en la presentación del episodio de 1969 de nuestra serie "Aquellos maravillosos años", este episodio se ha dividido en tres partes o capítulos, de los que ahora me gustaría presentaros el segundo. En este capítulo revisaremos los acontecimientos más relevantes del verano de 1969, viajaremos con los astronautas Armstrong, Aldrin y Collins en su periplo hacia la Luna y nos interesaremos por un par de objetos que llevaron consigo en el viaje; reviviremos un nuevo episodio de la "maldición de los Kennedy", conoceremos qué nos deparó el panorama cinematográfico de 1969, pasaremos un fin de semana de rock, amor libre y barro; oiremos la mejor canción de todos los tiempos y conoceremos una decisión crucial para el futuro de España. Y, por supuesto, hablaremos de relojes.

    La mayoría de los que se han atrevido a entrar en el hilo ya conocen la mecánica de la serie. Para los que la descubran ahora, en el primer post de este enlace encontrarán más información sobre la idea y el funcionamiento de los diversos episodios.

    Muchas gracias a todos por vuestra atención y espero que encontréis interesante y ameno este segundo capítulo de 1969.

    Un saludo,

    Mickelson.

    __________________________________________________ _______________
    Episodios disponibles de la serie "Aquellos Maravillosos Años":

    1953 - Up to the top of the world...
    1969 (I) - Fly me to the moon...

    1969 (II) - Fly me to the moon...


    Última edición por Mickelson; 17-feb-2010 a las 19:38
    “There are those who look at things the way they are, and ask why... I dream of things that never were, and ask why not?” (Robert F. Kennedy)

  2. #2
    Avatar de Mickelson
    Mickelson está desconectado Forer@ Senior
    Fecha de ingreso
    24-sep-2009
    Ubicación
    Barcelona
    Mensajes
    502

    Predeterminado



    1969
    Fly me to the moon,
    and let me play among the stars.
    (II)







    La guerra en Vietnam continúa implacablemente cuando el verano de 1969 empieza a asomar en el horizonte. El 2 de Junio la tragedia golpea el Mar del sur de China. El portaaviones australiano Melbourne colisiona con el destructor norteamericano Frank E. Evans. Mueren 74 marineros estadounidenses. El 8 de Junio, en las islas Midway se encuentran el presidente de EE. UU (Richard Nixon) y el presidente de Vietnam del Sur (Nguyen Van Thieu). Nixon anuncia que en septiembre se retirarán 25.000 soldados estadounidenses del Vietnam.




    (El destructor norteamericano Frank E. Evans en una imagen de archivo de 1963)







    (El Presidente sudvietnamita, Nguyen Van Thieu y su homólogo norteamericano, Richard Nixon, en la rueda de prensa tras su encuentro en Midway el 8 de Junio de 1969. Foto: corbis.com)


    En España, el Gobierno decreta el cierre de la frontera terrestre de la Línea de la Concepción con Gibraltar (la denominada "verja" ), en protesta por la entrada en vigor de la nueva Constitución gibraltareña. Dicha constitución había sido aprobada por el gobierno británico en 1968 y establecía el cambio en el estatus de la colonia, transformada en un Territorio Británico de Ultramar (British Overseas Territory). La verja permanecería cerrada durante 26 años. Los accesos permanecieron cerrados hasta siete años después de la muerte de Franco, en 1982 con el gobierno de Felipe González, cuando sólo se abrieron al tráfico peatonal. El cierre fue traumático tanto para la economía del Campo de Gibraltar (ya que varios miles de españoles trabajaban en la colonia) como para la de Gibraltar en sí, que sufrió una crisis económica, que hubo de ser contrarrestada mediante la inyección económica de más fondos por parte del Reino Unido. En cuestión de horas, 5.000 personas, la inmensa mayoría de La Línea, perdieron sus puestos de trabajo tras retirar el régimen los permisos laborales.



    (Portada del diario ABC de Madrid del 8 de Junio de 1969)


    En Francia, tras la renuncia del General de Gaulle, Georges Pompidou es elegido Presidente de la República francesa, con un 58,22 % de los votos, derrotando en la segunda vuelta al centrista y Presidente del Senado Alain Poher. Asume el cargo el 15 de junio de 1969.



    (Portada de la revista TIME del 9 de Mayo de 1969)



    El 22 de Junio la actriz y cantante Judy Garland, la Dorothy de "El Mago de Oz", es encontrada muerta en su domicilio de Londres a los 47 años de edad. La autopsia indica que la muerte se debe a una sobredosis accidental de barbitúricos. Pasó 45 de sus 47 años de vida sobre los escenarios pero a pesar de sus triunfos profesionales, su éxito se vio oscurecido por sus problemas psicológicos y las adicciones. Estuvo casada con el director de cine Vincente Minnelli, con el que tuvo una hija, la también actriz y cantante Liza Minnelli. El American Film Institute la ha catalogado entre las 10 más grandes estrellas femeninas en la historia del cine.

    Nos dejó un enorme legado en forma de películas, premios Grammy o Tony y conciertos inolvidables en el Carnegie Hall de Nueva York o el London Palladium. Pero siempre la recordaremos por la que para muchos es, posiblemente, la mejor canción de todos los tiempos, "Over the Rainbow"



    (Judy Garland como Dorothy en la película "El Mago de Oz" - 1939)


    El 24 de Junio el Reino Unido y Rhodesia (actual Zimbabwe) rompen sus relaciones diplomáticas. El 28 de Junio se producen en Nueva York los disturbios de Stonewall, una serie de altercados ocurridos alrededor del bar Stonewall Inn, que marcan el inicio del movimiento en pro de los derechos de los gays y lesbianas en los Estados Unidos.




    (El Stonewall Inn, en el Greenwich Village de Nueva York, en una foto tomada en 1969)




    El 1 de Julio, el Príncipe Carlos de Inglaterra, es investido como Príncipe de Gales en la localidad galesa de Caernarfon. Sigue la carrera espacial; el 13 de Julio tiene lugar el lanzamiento de la sonda lunar soviética Luna 15, que falló en su intento de alunizaje suave.




    (El Príncipe Carlos y la Reina Elizabeth II durante la investidura de éste como Príncipe de Gales)



    El 5 de Julio fallece el arquitecto, diseñador y urbanista alemán Walter Gropius, fundador en 1919 de la escuela de la "Das Staatliches Bauhaus" (Casa de la Construcción Estatal) o simplemente La Bauhaus, escuela pionera en el diseño y la arquitectura racionalista bajo la premisa "la forma sigue a la función". El edificio de la Bauhaus (Dessau, Alemania. 1925-1926) de Walter Gropius, considerado como la obra maestra del racionalismo europeo, se despliega en varios volúmenes, independientes entre ellos, y diseñados según la función para la que fueron concebidos. El edificio tiene una configuración relacionada con las condiciones de la zona donde se ubica: limita con una calle, atraviesa otra perpendicular a la primera y dos de sus alas contornean un cercano campo deportivo, abriéndose al ritmo de la vida urbana con sus grandes fachadas de luminosas cristaleras.




    (Izquierda: Walter Gropius. Derecha: edificio de la Bauhaus en Dessau, Alemania, proyectado por Gropius en 1925-1926)



    Gropius es considerado el padre de la arquitectura moderna, junto a Le Corbusier y Ludwig Mies van der Rohe. Este último, autor entre otros del Pabellón de Alemania en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929, nos dejaría unos días más tarde que Gropius, el 17 de Agosto. Ambos habían emigrado a los EEUU en los años 1930s en busca de nuevas oportunidades tras el cierre de la Bauhaus por el gobierno nazi en 1933.

    Afincado en Chicago, Mies Van der Rohe fue nombrado decano de la escuela de arquitectura del Instituto Tecnológico Armour (en la actualidad Instituto Tecnológico de Illinois). Sus frases «Less is more» («Menos es más») y «God is in the details» («Dios está en los detalles»), se convirtieron en lemas de la arquitectura de vanguardia de la primera mitad del siglo XX, y al mismo tiempo en unos de los conceptos más debatidos en la teoría arquitectónica.

    En 1958 Mies construyó el edificio Seagram en Nueva York, que se consideró la máxima expresión de la arquitectura internacional. Se trata de un edifico de fachadas acristaladas, de líneas claras y sobrias, construido según la técnica del «muro cortina» desarrollada por Mies, que consiste en un fachada acristalada sin función estructural, la cual recae en pilares situados detrás de ésta.

    También, como diseñador, Ludwig Mies Van Der Rohe creó la muy famosa línea de muebles Barcelona, que son, hoy en día, considerados hitos del diseño. Un ejemplo de ello es la Silla Barcelona.






    (Arriba: Ludwig Mies Van der Rohe. Edificio Seagram de new York. Silla "Barcelona". Abajo: Imagen de la reconstrucción del Pabellón Alemán en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929).



    El 14 de Julio de 1969 se declara una de las guerras más extrañas del siglo XX. La Guerra del Fútbol entre El Salvador y Honduras, llamada así por coincidir con la eliminatoria que las selecciones nacionales de ambos países jugaron para clasificarse para la Copa Mundial de Fútbol de 1970, aunque en realidad esa eliminatoria sería sólo un pretexto para que afloraran las tensiones entre ambos países. La guerra sólo duró 100 horas, pero se cobró más de 3.000 muertos.




    (De izquierda a derecha: bandera de Honduras, cartel oficial del Campeonato del Mundo de Fútbol México 70, bandera de El Salvador)





    ---oOo---




    En la primera parte de este episodio habíamos dejado a Neil Armstrong posando su pie en la Luna por primera vez en la historia de la humanidad. Era el 20 de Julio de 1969. Pero... ¿cómo llegó allí? ¿cuál fue el desarrollo de su viaje?




    (Portada de la revista "LIFE" del 25 de Julio de 1969. Imagen: coverbrowser.com)





    El viaje de 238.000 millas había empezado cuatro días antes cuando, impulsado por un cohete Saturno V desde la plataforma LC 39A, el Apolo 11 fue lanzado a las 10:32 hora local desde el complejo de Cabo Kennedy, en Florida (Estados Unidos). Era el 16 de Julio de 1969.




    (El Saturno V en la plataforma de lanzamiento de Cabo Cañaveral)



    Tras un buen desayuno, los astronautas Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins, son trasladados hasta la nave para proceder a su posterior lanzamiento. Mientras tanto, el ordenador del Complejo 39 realiza las últimas comprobaciones y supervisa que todos los sistemas funcionan. El director de vuelo, Gene Kranz, verifica las recomendaciones del ordenador y consulta a los miembros de su equipo. Entonces comienza la secuencia de ignición. Así narró la misión Apolo 11 para la CBS americana el mítico periodista Walter Cronkite




    (Izquierda: La tripulación del Apolo 11 junto a Donald K. "Deke" Slayton en el tradicional desayuno de bistec y huevos del día del lanzamiento. Derecha: El Comandante del apolo 11 Neil Armstrong saludando en el pasillo camino del complejo de lanzamiento. Le siguen Collins y Aldrin. Fotos: www.apolloarchive.com)



    A las 10:32 de la mañana en Cabo Cañaveral el Saturno V abandona la rampa de lanzamiento. Durante la misión la tripulación establecerá contacto verbal con el centro de control en Houston, ya que una vez que el Saturno V despega, Cabo Cañaveral traspasa el control a Houston.




    (Despegue del Saturno V, visto desde la torre de lanzamiento. Foto: www.apolloarchive.com)


    Seis minutos después el motor se apaga y los astronautas comienzan a notar la ausencia de gravedad. El Apolo 11 está en órbita. Una vez que el Apolo 11 completa la segunda órbita a la Tierra y los astronautas terminan de realizar sus tareas, Houston da la orden para poner rumbo a la Luna.

    El Apolo 11 realizará durante tres días la supervisión de los aparatos de navegación, correcciones de rumbo y comprobaciones de los diversos instrumentos. Durante dos días, el Apolo 11 va perdiendo velocidad regularmente debido a la atracción de la Tierra, y cuando llega a la gravisfera lunar, situada a las cinco sextas partes del recorrido entre la Tierra y la Luna, el vehículo, que avanza a una velocidad de 3.700 km/h, comienza de nuevo a acelerar hasta los 9.000 km/h, atraido por la gravedad lunar. El Apolo 11 se encamina a esta velocidad hacia la Luna en una trayectoria denominada trayectoria de regreso libre, la cual permite a la nave pasar orbitando por detrás de la Luna y volver a la Tierra sin que sea necesario efectuar un encendido de motor.

    El Apolo 11 entra en una órbita de 60 millas por encima de la superficie lunar, y el 20 de Julio de 1969 a las 13:45 EDT, el módulo lunar Eagle (LEM) con Armstrong y Aldrin se separa del módulo de mando, el Columbia. La tripulación del Eagle inicia entonces una órbita lunar de 60 por 9 millas. El punto más bajo de 9 millas (unos 15 Km.) sería el lugar desde el que empezarían el descenso motorizado.





    (El módulo lunar "Eagle" y el módulo de mando "Columbia". Imagen: www.spacefacts.de)




    La madrugada del 18 al 19 de Julio de 1969, mientras los astronautas Neil A. Armstrong, Edwin E. Aldrin Jr. y Michael Collins volaban hacia la Luna,
    el senador Edward "Ted" Kennedy y la joven Mary Jo Kopechne, de 28 años y ex secretaria de su hermano Robert, salieron de una fiesta en la isla de Chappaquiddick. Al día siguiente, el cadaver de Mary Jo apareció en el Oldsmobile Delmont 88 negro que conducía el senador, después de haberse hundido en la laguna Poucha.




    (Fotografía de Mary Jo Kopechne y la lápida de su tumba)


    Lo que en apariencia podía haber sido un error fatal se convirtió en el accidente mortal de tráfico más famoso en la historia de la política norteamericana.Y principalmente fue así por un hecho que el propio Edward Kennedy tachó más tarde de indefendible: a las 9 de la mañana del día 19, después de haber dormido en su hotel, de haberse cambiado de ropa y de haberse afeitado, Edward Kennedy se dirigió a la estación de Policía de Cape Cod y declaró ser el conductor del coche que habían visto hundido en la bahía de Cape Cod. En su declaración, Kennedy afirmó que Mary Jo era el pasajero del coche que él conducía aquella noche, que tomó un desvío equivocado en un camino de tierra poco iluminado que conducía al puente Dike Bridge y su vehículo se precipitó al agua desde el puente.




    (El Oldsmobile de Ted Kennedy inspeccionado por la policía)


    Todas las conjeturas posibles han ido llenando desde entonces cada segundo del tiempo que transcurrió entre las 11 de la noche del 18 de julio y las 9 de la mañana del día siguiente. Quizás el senador había bebido en exceso y después sufrió un shock que le impidió reaccionar a tiempo. Quizás volvió a la fiesta a pedir ayuda para rescatar a Mary Jo. Quizás le ayudaron a empujar el coche al agua y realmente no hubo tal accidente.

    Ninguna de las suposiciones se aclaró nunca. Ni siquiera si el senador trató en vano de ayudar a que Mary Jo saliera del coche ni por qué ella tenía sangre en la espalda o por qué el coche tenía unos golpes en las puertas que no habían sido producidos por la caída en el agua. Sólo se sabe que Edward Kennedy tardó diez horas en acudir a la policía. Nunca se realizó la autopsia del cuerpo de Mary Jo.





    (Portada de la revista TIME del 1 de Agosto de 1969)


    El día 25 de Julio, siete días después del incidente, Kennedy se declaró culpable del cargo de abandonar la escena de un accidente después de haber causado daños corporales, y se presentó en la televisión americana para pedir disculpas por su comportamiento . Sus abogados solicitaron que cualquier sentencia que implicara prisión fuera suspendida, a lo que el ministerio fiscal accedió, dada la reputación del Senador. El juez James Boyle senenció a Kennedy a dos meses de encarcelamiento, condena que fue suspendida. Se dice que Chappaquiddick es «la historia mejor encubierta de todos los tiempos en un país donde los procedimientos de investigación están bien desarrollados y los principios de igualdad prevalecen».




    (Portada de la revista "LIFE" del 1 de Agosto de 1969. Imagen: coverbrowser.com)




    El percance ocurrido durante la noche del 18 de julio fue el golpe definitivo para un hombre educado en la política y que destacó, a juicio de la comunidad de Washington, como probablemente el mejor político de los hermanos y, con seguridad, el mejor parlamentario, a pesar de haber vivido siempre ensombrecido por las figuras de sus dos hermanos mayores.

    Las aspiraciones presidenciales de Edward Kennedy se hundieron una noche de Julio de 1969 en la laguna de Chappaquiddick. Keneddy no se presentaría a las elecciones de 1972 ni a las de 1976, y se retiraría prematuramente de la carrera electoral de 1980. Sin embargo, fue renovando su escaño como Senador por Massachusetts, el mismo que ocupara su hermano John, durante otros cuarenta años hasta su reciente fallecimiento en Agosto de 2009. Pero el fantasma de lo ocurrido aquella noche en Chappaquiddick le persiguió durante el resto de su vida.




    (Falso anuncio de Volskwagen publicado en la revista satírica norteamericana National Lampoon, caricaturizando las fallidas aspiraciones presidenciales de Ted Kennedy).



    Pero habíamos dejado a dos hombres a bordo del módulo lunar Eagle (LEM) orbitando la Luna y a punto de iniciar el descenso hacia la superficie lunar. Era el 20 de Julio de 1969.




    (La tierra aparece sobre el horizonte de la Luna en una de las órbitas lunares realizadas por el módulo de mando. Foto: www.apolloarchive.com)


    El ordenador trabaja ahora según su programa 63 que es el modo totalmente automático. Siete minutos después de iniciada la secuencia de descenso y a una altura aproximada de seis kilómetros de la superficie, Neil Armstrong introduce en el ordenador el programa número 64. Con este programa, el empuje del motor desciende hasta un 57% y el LEM se sitúa en posición horizontal. El sitio exacto de alunizaje, se encuentra a menos de veinte kilómetros al Oeste. Aproximadamente en esos momentos, el oficial de guiado comunica al director de vuelo que el LEM viaja a más velocidad de la programada. Este hecho podía causar el aborto del alunizaje pero el director de vuelo decide seguir con los procedimientos de alunizaje.
    Debido a esto el LEM sobrepasa el lugar donde debería haber alunizado. Al parecer, el ordenador les está conduciendo hacia un gran cráter con rocas esparcidas a su alrededor que causarían serios daños al módulo si el alunizaje se produjese en esa zona.




    (Izquierda: El módulo lunar "Eagle" fotografiado desde el módulo de mando tras la separación. Derecha: Imágen desde el "Eagle" en su acercamiento al lugar del alunizaje. Fotos:www.apolloarchive.com)


    Armstrong desconecta el programa 64 e introduce el 66. Este programa de control semiautomático controla el empuje del motor pero deja en manos de la tripulación el movimiento de traslación lateral del LEM. El comandante desliza el módulo lunar en horizontal por la superficie buscando un lugar adecuado para el alunizaje mientras Aldrin le va leyendo los datos del radar y el ordenador. El LEM pierde altura gradualmente. A menos de dos metros de la superficie, una de las tres varillas sensoras que cuelgan de las patas del LEM, toca el suelo.
    El Eagle recorre el último metro en una suave caída gracias a la débil gravedad lunar. El terreno ha resistido bien el peso del aparato y todos los sistemas funcionan. Así lo contó Walter Cronkite para la CBS y así Jesús Hermida para TVE




    (Vista desde el Eagle segundos antes del alunizaje. Foto: www.apolloarchives.com)



    En Houston... y no sólo en Houston, en todo el mundo se contiene la respiración. Transcurren unos segundos que se hacen eternos, hasta que una voz llega fuerte y claro.

    "Houston, Tranquility Base here. The Eagle has landed."
    (Houston, Aquí Base Tranquilidad. El Aguila ha aterrizado).

    Una salva de aplausos y decenas de suspiros de alivio recorren la sala de control de vuelo en Houston. Son las 15:17 del 20 de julio de 1969 hora local de Houston (las 20:17:39 h UTC). El Eagle está posado sobre la superficie de la Luna. En el momento del contacto, el motor de descenso tenía sólo unos 30 segundos de combustible restante, alunizando a 38 m de un cráter de 24 m de diámetro y varios de profundidad.




    (Celebración en el Centro de Control de Houston. Foto: grin.hq.nasa.gov)



    Tan pronto como Armstrong y Aldrin alunizaron en el Mar de la Tranquilidad, empezaron a realizar las comprobaciones previstas en el Eagle por si, en una situación de emergencia, se vieran obligados a emprender el regreso precipitadamente. Los mejores momentos para abortar la misión eran sólo tres minutos y doce minutos después del alunizaje, de manera que se pusieron a la tarea fuirosamente. A continuación, cuando estaban ya seguros de que todo estaba en orden con la maquinaria y que no sería necesaria una escape inmediato, Armstrong y Aldrin se prepararon para su EVA (actividad extra-vehicular): el paseo por la Luna.




    (The Eagle has landed. Foto: www.apolloarchive.com)



    Mientras tanto, Houston tenía su propio problema. El Eagle había alunizado, pero... ¿dónde? Durante varias horas tras el alunizaje, el equipo de geólogos de Houston, a partir de las descripciones verbales del terreno lunar que recibían de los astronautas, fueron capaces de ir reduciendo al mínimo los posibles lugares del alunizaje, hasta determinar que se trataba del West Crater (Su cálculo resultó finalmente ser exacto con una desviación de sólo 200 metros).

    Seis horas y media después del alunizaje, los astronautas están preparados para salir del módulo lunar. El primero en hacerlo es Armstrong, quien mientras desciende por las escaleras activa la cámara de televisión que retransmitirá imágenes a todo el mundo. Una vez hecho esto, describe a Houston lo que ve, a las 2:56 del 21 de julio de 1969 (hora internacional UTC), pronuncia su famosa frase: "Un pequeño paso para un hombre, un salto de gigante para la Humanidad", como vimos en la primera parte de este episodio.





    (Primera imagen tomada por Neil Armstrong tras pisar la Luna. Foto: www.apolloarchive.com)



    El reloj de Houston señala las 22:56. En un primer momento por seguridad los astronautas iban unidos a un cordón enganchado al LEM. Al ver que no corrían ningún peligro se deshicieron de él. Armstrong toma fotografías del paisaje aledaño y más tarde muestras del suelo lunar. Entretanto Buzz Aldrin se prepara para salir del LEM de la misma manera que su comandante, el segundo de a bordo baja por la escala, y establece diálogo con Houston:
    - “Quizás para Neil fuera un pequeño paso, pero para mí ha sido un bonito salto.”
    Mientras en Houston ríen, Buzz Aldrin contempla a su alrededor y continúa hablando:
    - “Bonito…bonito... Una magnífica desolación”.




    (Edwin Aldrin descendiendo del módulo lunar. Foto: www.apolloarchive.com)




    Mientras esto sucede, Michael Collins sigue en órbita en el módulo de mando y servicio con un ángulo muy rasante. Cada paso en órbita, de un horizonte a otro, sólo dura 6 minutos y medio pero desde semejante altura no es capaz de ver a sus compañeros. Cada dos horas ve cómo cambia la Luna y también observa cómo orbita debajo de su cápsula la sonda soviética Luna 15 en dos ocasiones.


    La EVA dura más de 14 horas, durante las cuales los astronautas realizan importantes experimentos científicos: instalan un ALSEP con varios experimentos, una bandera norteamericana de 100 por 52 cm. , dejan un disco con los mensajes y saludos de todas las naciones del mundo, las medallas recibidas de las familias de Yuri Gagarin y Vladímir Komarov, las insignias del Apolo en recuerdo de Virgil Grissom, Edward White y Roger Chaffee, fallecidos en el incendio de la nave Apolo 1; sellan con un tampón el primer ejemplar del nuevo sello de correos de 10 centavos y recogen 22 kg de rocas lunares. Finalmente, dejan una placa firmada por los astronautas y el Presidente Nixon que reza: "Here men from planet earth first set foot upon the moon. July 1969 a.d. we came in peace for all mankind." (En este lugar, hombres del planeta tierra pisaron por primera vez la Luna. Julio de 1969 d.c. Vinimos en son de paz para toda la humanidad).










    (Varias imágenes tomadas durante las actividades extra-vehiculares. Fotos: www.apolloarchive.com)




    Los aparatos que han llevado son: un reflector láser con más de 100 prismas de cristal destinado a efectuar mediciones desde nuestro planeta de la distancia Tierra-Luna, un sismómetro para registrar terremotos lunares y la caída de meteoritos, así como una pantalla de aluminio de 15 por 3 dm destinada a recoger partículas del viento solar.


    El primero en regresar al módulo lunar es Aldrin, al que sigue Armstrong. Después los dos astronautas duermen durante 4:20 h. Después de 13 horas se produce el despegue. El motor de la etapa de ascenso entra en ignición abandonando su sección inferior en la superficie, y se dirige hacia el Columbia.




    (Portada de la revista "LIFE" del 8 de Agosto de 1969. Imagen: coverbrowser.com)




    A las 19:34 del 21 de julio, el módulo de ascenso se eleva desde la Luna hacia su cita con el módulo de mando. Siete minutos después del despegue, el Eagle entra en órbita lunar a cien kilómetros de altura y a quinientos kilómetros del Columbia. Lentamente y utilizando los propulsores de posición, se van acercando ambos vehículos hasta que tres horas y media después vuelan en formación. El comandante efectúa la maniobra final con el Eagle y gira para encararse con el Columbia. Se acerca hasta que los garfios de atraque actúan y ambos módulos quedan acoplados. El módulo de ascenso es abandonado, cayendo sobre la superficie lunar.




    (El módulo de ascenso se dirige hacia el Columbia para su acoplamiento. Al fondo, la salida de la Tierra. Foto: www.apolloarchive.com)








    (Diagrama de posición de los astronautas dentro del módulo de mando. En el despegue: 1- Arsmtrong, 2- Aldrin, 3- Collins. En el aterrizaje: 1-Armstrong, 2-Collins, 3-Aldrin. Foto: www.spacefacts.de)




    El 22 de Julio de 1969, el módulo de mando abandona la órbita lunar y pone rumbo de regreso de la Tierra. Dos días más tarde, el módulo de reentrada penetra en la atmósfera terrestre. A las 18:50 del 24 de julio, exactamente 8 días, 3 horas, 18 minutos y 35 segundos después de que el Saturno V abandonó la rampa del Complejo 39, el módulo de mando ameriza en el Océano Pacífico, a unas 800 millas al suroeste de Hawai. El portaaviones USS Hornet recoge a los tres astronautas, Armstrong, Aldrin, y Collins, sanos y salvos.




    (Izquierda: La tripulación del Apolo 11 espera la llegada del helicóptero que los trasladará al USS Hornet. Derecha: Júbilo en el Centro de Control de Houston tras el amerizaje sin incidencias. Foto: www.apolloarchive.com)




    (El Presidente Richard Nixon recibe a los astronautas a bordo del USS Hornet, quienes le sonríen desde el interior del módulo de cuarentena. Foto: www.apolloarchive.com)




    El mandato de John Fitzgerald Kennedy de enviar a un hombre a la Luna y traerlo de regreso a salvo se ha cumplido por fin.




    (La Ciudad de Nueva York recibe a los tres astronautas como héroes americanos con el tradicional desfile bajo la lluvia de confetti. Foto: www.apolloarchive.com)



    Los tres héroes americanos han regresado de su viaje a la Luna. Vendrán meses de homenajes, conferencias, entrevistas... tiempo para recordar lo vivido, explicar sus sensaciones... y también habrá tiempo para descubrir pequeños detalles que no habían sido revelados anteriormente...

    Además de algunos artículos cargados de valor sentimental para ellos, Armstrong comentará en una entrevista "llevábamos con nosotros un pedacito de la tela del ala del primer avión que el hombre hizo volar, el aeroplano de los hermanos Wright de 1903, y una pieza de su propulsor".

    Pero los astronautas llevaban también consigo dos objetos muy particulares. Dos objetos que suelen estar en el equipaje de cualquier viajero que se precie. Uno de esos objetos no volvería a la Tierra... quedaría para siempre en la superficie del Mar de la Tranquilidad, en la Luna.

    ... pero ¿cuáles eran esos dos objetos?...

    Para saberlo y conocer su historia, tendremos que remontarnos unos años atrás.

    Siete años antes de que Armstrong, Aldrin y Collins viajaran a la Luna, un día del mes de Junio de 1962 un hombre entró en una tienda de fotografía en Houston, TX. El hombre estuvo hablando un rato con el dependiente de la tienda... necesitaba una buena cámara fotográfica para un viaje... quería tomar buenas fotografías. Tras enseñarle varios modelos de cámara, el hombre se decidió por una cámara de fabricación sueca, marca Hasselblad, modelo 500C. La cámara era un modelo estándar para aficionados con un objetivo Planar f/2,8 de 80 mm. "No se arrepentirá", le dijo el dependiente mientras preparaba la factura. El hombre pagó su cámara y se fue de la tienda. "Que tenga buen viaje, señor... Schirra", le despidió el dependiente, echando un vistazo al nombre que había anotado en la factura.

    El hombre que acababa de salir de la tienda de artículos fotográficos de Houston era un piloto de la marina de los EEUU, de 39 años de edad. Se llamaba Walter Schirra, pero todo el mundo le llamaba "Wally". Lo que el dependiente no sabía es que Wally no iba a realizar un viaje cualquiera. No, no se trataba de un viaje turístico convencional. Walter Schirra estaba a punto de convertirse en el quinto norteamericano en orbitar la tierra en un vuelo al espacio. Wally era el piloto de la misión Mercury 8.




    (Walter M. Schirra, piloto de la nave Mercury 8. Foto: NASA)




    Cuando se le ocurrió llevarse su nueva cámara al espacio, Schirra retiró la funda de polipiel del cuerpo de la cámara Hasselblad y pintó la superficie de metal de negro para reducir la reflexión. Y al montarse en la nave Mercury en octubre de 1962, llevaba su Hasselblad consigo. Y una vez en el espacio, documentó la belleza tan maravillosa y asombrosa que vio a su alrededor. Hizo las primeras fotografías en el espacio con su cámara Hasselblad de serie.




    (Cámara Hasselblad 500C de serie, igual a la que llevaba Walter Schirra en la Mercury 8. Foto: www.hasselblad.com)


    Cuando Schirra se llevó esa primera Hasselblad al espacio, la cámara fue el único objeto en la cápsula que no se había hecho especialmente para esa misión... bueno, no exactamente así... había otro objeto que... pero no, de ese objeto hablaremos más adelante. Sigamos con la cámara. Los únicos cambios que Schirra había hecho fue, como hemos dicho, despojarla de su funda. Esa cámara fue al espacio, a un ambiente completamente extraño, para retratar lo que pocos ojos humanos habían visto antes, con el objetivo y el chasis para película de serie. Cuando volvió a la tierra, comprobó que la cámara había funcionado técnicamente justo como aquel dependiente de la tienda de Houston le había dicho: sin problemas. La NASA no se había dado cuenta antes de la importancia de documentar en imágenes sus expediciones al espacio. No obstante, cuando se vio la calidad de las fotografías que Schirra trajo de vuelta a la tierra, era evidente la importancia vital de las imágenes para el proyecto en su totalidad.




    (Imagen de la tierra vista desde el espacio, tomada por una de las misiones Apolo. Foto: www.hasselblad.com)



    A partir de ese momento, la NASA y Hasselblad trabajaron conjuntamente para poder disponer de cámaras adecuadas para las misiones epaciales. Para la misión Apolo 8 se utilizaron por primera vez cámaras eléctricas Hasselblad 500 EL. Se usaron también en las misiones Apolo 9 y 10, hasta que dos de ellas fueron incorporadas a la misión Apolo 11 de Armstrong, Aldrin y Collins.

    La 500 EL tenía un motor eléctrico que bobinaba la película y tensaba el disparador. La cámara llevaba dos lentes, un objetivo normal Zeiss Planar ƒ/2.8 / 80 mm y un teleobjetivo Zeiss Sonnar ƒ/5.6 / 250 mm.

    En el Apolo 11, esas cámaras se usaron para tomar las fotografías desde dentro del Módulo de mando y el Módulo Lunar (Eagle). Para las fotos en superficie, se diseñó una versión especial de la 500 EL, la "500 EL Data Camera".




    (La Hasselblad 500 EL Data Camera. Foto: www.hasselblad.com)



    Esa cámara tenía que trabajar en las extremas condiciones del espacio, con vacío y con temperaturas que oscilaban entre 120° C al sol y -65° C en la sombra. La cámara se pintó en color plata para hacerla más resistente a las variaciones de temperatura. Hubo que eliminar los lubricantes convencionales pues hervirían en el vacío del espacio. Se le incorporó un objetivo gran angular Zeiss Biogon ƒ/5.6 / 60 mm y un filtro polarizador, para reducir reflejos.

    Tenía también una placa de cristal con una serie de cruces alineadas grabadas en el mismo cada 10 mm. (Reseau plate) incorporada en la parte trasera de la cámara, junto a la película. Esas cruces quedaron grabadas en cada fotografía para poder medir distancias angulares entre los objetos en cada fotograma. Era el mismo sistema que se usaban en la época para realizar fotografía aérea. Las podrán observar fácilmente en algunas de las fotografías que ilustran este artículo.




    (La cámara 500EL con la placa de cristal con cruces "Reseau Plate", utilizada para poder medir distancias angulares entre los objetos en cada fotograma. Foto: nasa.gov)




    En la superficie lunar, la cámara se montaba en un soporte en el pecho del taje del astronauta. Esto daba una cierta estabilidad a la cámara y al propio tiempo posibilitaba manipular las anillas y palancas con ambas manos. Se acopló un disparador de gatillo bajo la cámara para hacer más fácil el disparo (ver foto de Aldrin abajo).
    Todas las cámaras Hasselblad eran de formato medio y usaban película de 70 mm cargada en cartuchos.






    (Buzz Aldrin y Neil Armstrong mientras se entrenan para la misión Apollo 11. Aldrin recoge unas muestras del suelo, mientras Armstrong le apunta con su cámara. Foto: NASA)



    Las cámaras no tenían medición de luz o exposición automática. Sobre la base de la experimentación en anteriores misiones Apolo, los parámetros de exposición para los diferentes tipos de condiciones de iluminación se elaboraron de antemano. Las directrices fueron impresas para los astronautas en la parte superior de los cartuchos Hasselblad (ver foto abajo).

    La velocidad de obturación se ajustó a 1/250 y las aperturas de diafragma (número f) recomendadas fueron ƒ/5.6 para objetos en la sombra y ƒ/11 para objetos al sol. Para algunas de las fotografías más importantes, los astronautas utilizaron repetición de exposición, variando la exposición un paso arriba y/o abajo de la opción más recomendada, para garantizar un buen resultado.





    (Imágen de los cartuchos de película Hasselblad, con las directrices de exposición. Foto: www.sterileeye.com)



    El sistema de enfoque era similar al de una gran cantidad de cámaras compactas de la época, como las Kodak. El número f se mantuvo relativamente alto (el más bajo era ƒ/5.6). Combinado con el objetivo gran angular (60 mm), esto se traducía en una profundidad de campo relativamente grande (aumentando con el aumento de número f). Por tanto, los astronautas sólo tenían que conseguir que la distancia de enfoque fuera más o menos correcta para obtener una imagen nítida. En lugar de un anillo de enfoque infinitamente variable, se dividió en tres posiciones predeterminadas: cercano, medio y lejano. Aunque no fuera muy preciso, los resultados fueron más que correctos.

    Las 500 EL Data no tenían visor, pues los cascos de los astronautas restringían los movimientos demasiado para que pudiera ser útil. En cambio, el objetivo fue equipado con una simple señal que los astronautas utilizaban para apuntar la cámara en la dirección correcta. Esto por supuesto no era un método muy preciso, por lo que los astronautas fueron entrenados para apuntar la cámara durante todos los preparativos de la misión. Solían traer cámaras para simulaciones, tomar fotos y revisarlas después. La tripulación fue incluso animada a que llevara cámaras Hasselblad en los viajes privados para familiarizarse con el equipo.




    (Aldrin en un ensayo con la cámara Hasselblad montada en el soporte de pecho. Se puede apreciar el disparador de gatillo en la parte inferior de la cámara. Foto: NASA)



    Aunque fueron bien entrenados, el método de "apuntar y disparar" (point & shoot) resultó obviamente en un monton de fotos mal encuadradas. Esto es muy aparente en la versión original de una de las fotografías más famosas de la misión (ver abajo). En otras versiones más difundidas de esta foto, se corrigió el horizonte y se añadió más espacio negro por encima de la cabeza de Aldrin (por ejemplo esta versión).




    (Buzz Aldrin en la luna, fotografiado por Neil Armstron. Versión original con encuadre no modificado. Foto: NASA)




    Se ha especulado mucho sobre si era una decisión deliberada de la NASA que Armstrong tomara la mayoría de las fotos, y así dar a Aldrin, el segundo hombre en la luna, un lugar mayor en el centro de atención. Lo cierto es que, según el propio Aldrin confesó, Armstrong simplemente era mucho mejor fotógrafo que él.

    Se realizaron un total de 1.407 exposiciones durante la misión Apolo 11, en 9 cartuchos de película. De ellas, 857 fotos en blanco y negro y 550 fotos a color. Sólo los cartuchos de película volvieron con los astronautas. Su peso se sacrificó para poder traer más piedras lunares. Un total de 13 cámaras Hasselblad se quedaron en la superficie lunar durante el programa Apolo. En este enlace se pueden ver la totalidad de las fotografías almacenadas en los cartuchos de las Hasselblad de todas las misiones Apolo (click en Full Hasselblad Magazines).

    Todas las imágenes relacionadas con el programa Apolo, tanto de formación como de las misiones, están disponibles con anotaciones en la Galería de Imágenes del Apolo. Para más fotos del espacio, les recomiendo echen un vistazo a la biblioteca de grandes imágenes de la NASA (Great Images in NASA (GRIN).







    (Sobre con la carta enviada a la casa Hasselblad en recordatorio de su participación en la misión Apolo 11. Lleva el matasellos del alunizaje. Foto: www.hasselblad.com)




    ---oOo---



    Y en España... ¿qué sucedía en España ese verano de 1969?

    El mismo día en que Neil Armstrong descendía del módulo lunar para posar su pie en el Mar de la Tranquilidad, el dictador Francisco Franco estaba ultimando los detalles del Consejo de Ministros que se celebraría el 21 de Julio y el discurso que pronunciaría en las Cortes Españolas al día siguiente, 22 de Julio de 1969. Un discurso que contendría una medida trascendental para el devenir futuro de la Historia de España.

    Pero antes, hemos de retroceder unos años... 22 años atrás... al verano de 1947.




    (Imágenes de las portadas de los diarios ABC de Madrid y La Vanguardia Española de Barcelona correspondientes al día 8 de Julio de 1947).



    El 18 de Julio de 1947 quedaba promulgada en España, tras haber sido sometida a referéndum el día 7 de Julio, la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado. Esta ley era una de las Leyes Fundamentales del Reino, el conjunto de siete leyes que organizaban los poderes del Estado durante la dictadura franquista. Durante la transición, en 1977, se realizó una octava ley con el mismo rango (Ley para la Reforma Política) para modificar el marco legislativo y poder llevar a cabo la reforma política.

    La Ley de Sucesión de 1947 regulaba la sucesión de Franco en la Jefatura del Estado y configuraba a España como un reino. Franco quedaba como Jefe de Estado vitalicio. Según su artículo 6º, en cualquier momento el Jefe del Estado (Franco) podía proponer a las Cortes la persona que debía ser llamada en su día a sucederle, a título de Rey o de Regente.

    Pero volvamos ahora al 22 de Julio de 1969. Es el gran día de la designación del sucesor. Los 519 procuradores reciben al Caudillo con aplausos entusiastas. Franco habla con voz trémula... «Consciente de mis responsabilidades ante Dios y la Historia, y habiendo pesado con toda objetividad las cualidades reunidas en la persona del príncipe Juan Carlos de Borbón, he decidido proponerlo a la nación como mi sucesor. »




    (Páginas del Diario ABC de Madrid correspondientes al 22 y 23 de Junio de 1969. Click en las imágenes para ver a tamaño completo)



    Así pues, en aplicación de lo previsto en la Ley de Sucesión, Franco designa a Juan Carlos de Borbón (saltándose el orden sucesorio natural que correspondía a su padre Juan de Borbón, hijo de Alfonso XIII y heredero legítimo de un hipotético Reino de España) como su sucesor a la Jefatura del Estado, con el título de «Príncipe de España». También se había especulado mucho sobre la posibilidad de que la designación recayera en Alfonso de Borbón y Dampierre, nieto mayor de Alfonso XIII, primo de Juan Carlos y pretendiente al trono de Francia, quien casualmente algunos años más tarde emparentaría con la familia Franco al casarse con la nieta del dictador.

    Así, Juan Carlos de Borbón es proclamado por las Cortes como sucesor de Franco el 22 de julio de 1969 cuando jura: «fidelidad a los principios del Movimiento Nacional y demás Leyes Fundamentales del Reino». Franco nunca perdonó a Don Juan de Borbón el Manifiesto de Lausana del 19 de Marzo de 1945 en el que criticaba duramente su régimen.



    Franco había dejado resuelto el futuro de España... "todo atado y bien atado". El historiador francés Max Gallo se pregunta al respecto en su libro "Historia de la España franquista" (Ed. Ruedo Ibérico)... "Treinta años de poder, innumerables acontecimientos exteriores, profundas transformaciones científicas, económicas y sociales; y el mismo hombre inmóvil y tranquilo, mientras todo el mundo cambia, se esfuerza pese a su edad, en seguir decidiendo por su país... Se abre la sucesión ¿Un rey? ¿Cuál? ¿Rey de opereta y canciller de hierro?...". Habría que esperar todavía unos años para conocer la respuesta.


    ---oOo---


    Estamos en plena Guerra fría y, aunque ahora nos pueda parecer salido de una novela de John le Carré, estas cosas ocurrían realmente... El 24 de Julio la Unión Soviética devolvió a Gerald Brooke al Reino Unido a cambio de los espías Peter y Helen Kroger (Morris y Lona Cohen).

    En el marco de la Guerra de Vietnam, el 25 de Julio el Presidente Richard Nixon declara la llamada Doctrina Nixon, por la que los Estados Unidos esperan que a partir de ese momento los aliados asiáticos puedan ocuparse de su propia defensa. Empieza la "vietnamización" de la guerra.




    (Caricatura de Richard Nixon en la portada de la revista "TIME" del 15 de Agosto de 1969. Imagen: time.com)




    El 30 de Julio, en una visita sorpresa, Nixon viaja a Saigón para encontrarse con el presidente Nguyen Van Thieu y con los comandantes militares. El 4 de Agosto en el apartamento parisino del intermediario Jean Sainteny, el entonces Consejero Nacional de Seguridad de Nixon, Henry Kissinger, y el representante norvietnamita Xuan Thuy empiezan negociaciones secretas de paz que no llegarían a buen puerto al no encontrar un punto de acuerdo sobre el que negociar.




    (Nixon y Van Thieu en Saigón el 30 de Julio de 1969)






    (Richard Nixon despachando con Henry Kissinger)


    Un terrible suceso conmocionó al mundo a principios del mes de Agosto de 1969.

    El alba apenas despuntaba sobre el 10050 de Cielo Drive, en Beverly Hills, California, la madrugada del 9 de Agosto de 1969. Pero el amanecer nunca llegó para los ocupantes de la casa. Cuando la asistenta llegó por la mañana a la mansión contempló horrorizada un panorama dantesco. En el suelo yacían cinco cadáveres: el director de cine polaco Wojciech Frykowski, la rica heredera Abigail Folger, el cotizado peluquero de las estrellas de Hollywood Jay Sebring, el adolescente Steven Parent, y la antifriona de la reunión, la actriz Sharon Tate, esposa del director de cine Roman Polanski, quien se encontraba en Londres .


    (Sharon Tate junto a su marido Roman Polanski)


    Sharon Tate tenía 26 años y estaba embarazada de ocho meses y medio. Era la hija de un militar estadounidense con el que recorrió medio mundo en su infancia. De hecho, su interés por la interpretación se despertó cuando vivía en Italia. Pero viajó a la Meca del cine americano para probar suerte. Tras trabajar en una serie de televisión, The Beverly Hillbillies (1962) que estuvo en pantalla desde 1963 a 1965 haciendo de secretaria de un banco, apareció después en varios filmes. En el verano de 1966 acude a hacer las pruebas para el papel de Sarah en la película El Baile de los Vampiros (1967) muy a pesar del director, Roman Polanski, que no la quería para ese papel. Sin embargo, las dotes de la actriz a la hora de hacer la prueba hicieron cambiar a Polanski de idea. Y no sólo eso; intimaron y se casaron en 1967. Al enlace le siguieron dos años de fiestas, viajes y trabajos en las películas de su marido. Entonces se quedó embarazada y decidió tomarse un descanso para preparar el parto y la llegada del que hubiera sido su primer hijo.



    (Sharon Tate y Roman Polanski en una escena de "El baile de los vampiros", 1967)


    Pero la crueldad de la Familia Manson se cruzó en su camino. Ese era el nombre de la secta que organizó el crimen. Su líder, Charles Millar Manson, era un adicto al LSD, autor de una peculiar relectura del Apocalipsis que preconizaba la lucha entre blancos y negros, una guerra de cuyo final sólo se salvarían los elegidos... él y su "familia".

    Armados con un cuchillo Buck de bolsillo -similar a una bayoneta- y un revólver Longhorn calibre 22, aquella noche cuatro jóvenes seguidores de Manson entraron en la mansión y acabaron con la vida de sus ocupantes con una tremenda brutalidad. En las paredes escribieron "cerdos", usando la sangre de las víctimas. Sharon Tate, recibió 17 puñaladas y apareció colgada de una soga en el salón de la mansión. A su lado estaba Jay Sebring, el peluquero de estrellas como Frank Sinatra y Paul Newman, con un balazo y 7 puñaladas. En el jardín estaban los cadáveres de la millonaria Abigail Folger y su novio Voytek Frykowski; ella tenía 28 puñaladas y él 51, además de 2 balazos. Dentro de un automóvil y con cuatro balazos estaba el joven Steven Parent, que había ido a visitar al cuidador de la mansión.






    (Vista aérea de la finca de Cielo Drive. Debajo: Imágenes de la escena del crimen la mañana del 6 de Agosto de 1969)



    No se trataba de una masacre aislada, pero la policía tardó en saberlo. La serie había empezado el 31 de julio de 1969 cuando Susan Atkins y Robert Beausoleil -del clan Manson- acuchillaron a un profesor de música, Gary Hinman. Y el 10 de agosto mataron a un matrimonio dueños de una cadena de supermercados, Leno y Rosemary LaBianca. En las paredes escribieron muerte a los cerdos. Y también Helter Skelter, título de una canción de los Beatles que Manson interpretaba como un aviso del fin del mundo, del apocalipsis.

    Detenida a la espera de juicio por el asesinato de Gary Hinman, Susan Atkins contó su historia a una compañera de celda, Ronnie Howard. "Charlie es Jesucristo, yo maté a Sharon Tate", le dijo, explicando que también habían participado otras dos mujeres y un hombre.Temiendo por su vida, Ronnie Howard contó a la policía lo que había oído.




    (Fotografías de la ficha policial de Charlie Manson y de la ficha penitenciaria de Susan Atkins. Derecha: fotografía de Manson a los 74 años, tomada en prisión en 2009)



    El 3 de diciembre de 1969 se anunció que el caso estaba resuelto. El clan Manson, integrado por unas 15 personas que provenían de hogares de clase media, vivía en una granja abandonada en las afueras de Los Angeles. Tenían armas y drogas, se alimentaban con desechos de los supermercados y creían que el fin del mundo era inminente. Robaban coches para montar un refugio en el desierto de Mojave. Aunque el fiscal Vincent Bugliosi no pudo probar que Charles Manson hubiera participado en los asesinatos, el testimonio de Susan Atkins sirvió para implicarlo. Al propio tiempo, el fiscal ofreció inmunidad a Linda Kasabian, una de las jóvenes que había estado en Cielo Drive pero que al parecer no había participado los hechos, a cambio de que testificara contra Manson.




    (Charles Manson en la portada de la revista "LIFE" del 19 de Diciembre de 1969. Imagen: coverbrowser.com)






    (Charles Manson ante el Tribunal que lo juzgó en 1971)



    "No soy un monstruo, soy un espejo, lo que está en mí también está en vosotros", decía Manson. El juicio terminó el 17 de abril de 1971 cuando el juez Charles Older condenó a muerte a Charles Manson, Patricia Krenwinkel, Susan Atkins y Leslie Van Houten Pero no fueron ejecutados y cumplen prisión perpetua, porque en 1972 California abolió la pena de muerte. Susan Atkins falleció en Septiembre de 2009 en prisión, víctima de un cáncer. Nunca mostró arrepentimiento por sus crímenes, ni siquiera cuando seis meses antes de morir perdió su última solicitud de libertad condicional por padecer una enfermedad terminal. Así contó el juicio Jesús Hermida para TVE en 1971.

    Sharon Tate está enterrada en el Holy Cross Cemetery en Culver City, California. Ante la falta de ofertas por la casa donde fue asesinada, ésta fue demolida en 1994, cambiando la dirección 10050 a 10066.



    (La lápida de la tumba de Sharon Tate en el Holy Cross Cemetery de Culver City, California)


    En los años siguientes, Roman Polanski casi nunca hablaría de Sharon Tate y de su horrible asesinato. Sin embargo, en una entrevista concedida en 1980 al veterano periodista Joaquín Soler-Serrano para su programa "A Fondo" de TVE, recordaba así a Sharon Tate


    ---oOo---


    El 12 de Agosto de 1969 la violencia estalla en Irlanda del Norte tras la marcha de los Apprentice Boys of Derry en Derry, terminando en los disturbios conocidos como la Batalla del Bogside . Los disturbios durarían hasta el día 14 y se producen más de 1.000 heridos. En esa fecha, más tropas del ejército británico serán desplegadas en el Ulster. El 13 de Agosto tenemos noticia de nuevos enfrentamientos fronterizos entre la URSS y China.




    (Un mural en Derry que muestra un joven llevando máscara antigás y una bomba de gasolina durante la batalla).



    En España, el verano vendría también marcado por un escándalo económico que tuvo graves consecuencias políticas. El 23 de Julio estalla el caso "Matesa" uno de los escándalos político-económicos más importantes de España durante la última etapa del franquismo. Tuvo graves consecuencias políticas pues bajo el mismo subyacía el enfrentamiento soterrado entre dos sectores del gobierno, los denominados azules (camisas viejas de la Falange) y los tecnócratas (miembros del Opus Dei).

    1969 fue en España también el año de un coche: el SEAT 1430. Desarrollado por SEAT sobre la base del FIAT (o SEAT) 124, era básicamente la misma carrocería pero con un motor de 1600 cc que podía alcanzar los 160 Km sin problemas. Disponía de llantas deportivas, un interior más lujoso y un cuadro de focos delanteros que le daban al coche un aire más deportivo. Se fabricó entre 1969 y 1975. Este modelo no tenía correspondencia en FIAT, por lo tanto era un modelo de concepción y producción totalmente nacional.




    (El SEAT 1430 de 1969)




    (Dos anuncios publicitarios del SEAT 1430, publicados en 1969 y 1970 en la revista "Blanco y Negro". Imágenes: abc.es)




    Estamos en Agosto de 1969. Mientras los EEUU seguían enfrascados en la Guerra de Vietnam, los ecos de Mayo del 68 seguían resonando en Europa, el hombre pisaba por primera vez la Luna y la cultura hippie, con sus jóvenes de pelo largo, sus flores, la ropa de colores y la filosofía de "haz el amor y no la guerra" se expandía por todo el mundo, cuatro jóvenes de Nueva York, Michael Lang, John Roberts, Joel Rosenman, y Artie Kornfeld deciden unir recursos y esfuerzos para organizar un festival de música que, bajo el lema "3 días de Paz y Música" podria llegar a reunir unas 50.000 personas. Los cuatro fundan la compañía "Woodstock Ventures" y se lanzan a intentar organizar el festival.




    (Michael Lang, uno de los organizadores del Festival de Woodstock. Foto: www.topfoto.co.uk)



    La fecha, el fin de semana del 15 al 17 de Agosto de 1969... el lugar elegido, el pequeño pueblo de Wallkill, en Nueva York, cerca de Woodstock, donde vivía Bob Dylan. Sin embargo, la población local hizo todo lo posible para que las autoridades no permitieran celebrar el festival ahí, por el temor a las consecuencias que podría tener tal reunión de gente. Después de semanas de tensión, reuniones en la ciudad y maniobras legales, "Woodstock Ventures" vio denegado el permiso para organizar el festival. Estamos a mediados de Julio de 1969. Nunca en Wallkill se han arrepentido suficiente de su decisión.

    La noticia de que Woodstock buscaba un lugar donde celebrar el festival llegó a oídos de Elliot Tiber, el dueño de un terreno en Bethel, en el Sullivan County, Nueva York, quien vio la posibilidad de alquilar el espacio para el evento. Al fin y al cabo, él sí tenía un permiso para celebrar un festival de música. Michael Lang visitó el sitio pero las poco más de 6 hectáreas de terreno le parecieron insuficientes. Sin embargo, Tiber guardaba un as en la manga; un terreno de 243 hectáreas de su vecino y amigo, el granjero Max Yasgur. Espacio suficiente para celebrar el concierto y montar un área de camping para 200.000 personas. Era el lugar ideal.




    (Izquierda: el cartel original para el festival que debía celebrarse en Wallkill. Derecha: el cartel oficial del Festival, en su ubicación definitiva de Bethel).



    El precio de las entradas se fijó en 18 dólares para los tres días en venta anticipada; 24 dólares en taquilla. Aunque inicialmente el concierto se organizó pensando que conllevaría pérdidas para la organización, el éxito del documental sobre el concierto dirigido por Michael Wadleigh y montado por Martin Scorsese hizo que, a la larga, resultara un acto rentable.





    (Arriba: Tickets para los tres días del festival. Abajo: Cartel oficial de la película "Woodstock" de Michael Wadleigh. Foto: www.woodstockstory.com)


    Lo primero que hicieron los organizadores para configurar el cartel de artistas que se iban a presentar en Woodstock fue contratar a la mejor banda psicodélica del momento, The Jefferson Airplane. Luego echaron el resto y cerraron contratos con Creedence Clearwater Revival, The Who, Santana y Jimi Hendrix, entre otros. Según un artículo publicado por The Times Herald-Record, los organizadores gastaron alrededor de 180 mil dólares en la contratación de los grupos.

    Durante la semana del 11 de agosto, miles de personas de todo el país empezaron a llegar al lugar del festival. A pesar de que Bethel está a unos 70 Kilómetros de Woodstock, el Festival mantuvo su nombre, "Woodstock", ... ya no había tiempo para cambiar nada más.

    El miércoles, 13 de agosto, la verde campiña frente al enorme escenario ya estaba llena con unas 60.000 personas. El viernes, los caminos estaban tan atascados con los coches que la única manera de que la mayoría de los artistas pudieran llegar al festival fue en helicóptero desde una pista de aterrizaje cercana.




    (La granja lechera de Yasgur en Bethel, en una imagen de 1969)



    Por fín, llega el 15 de Agosto de 1969 y en los terrenos de la granja lechera del Sr. Yasgur en Bethel (Nueva York) comienza el festival de Woodstock, que se convertiría en un hito para la cultura contemporánea. Congregó a unos 400.000 espectadores, 340.000 más de los que esperaba la organización, y se estima que por lo menos otros 250.000 no pudieron llegar porque quedaron atrapados en la carretera.




    (Las colapsadas carreteras que conducen al Festival. Foto: www.woodstockstory.com )



    Aunque se vendieron más de 100.000 entradas antes del fin de semana del festival, a la postre fue innecesario: las vallas y las puertas nunca se terminaron y la gente simplemente pasaba por encima de las pocas que estaban en su lugar. Ya saben... aquello de "poner puertas al campo". Cuando era obvio que aquello estaba atrayendo muchísima más gente de la que la organización era capaz de manejar, el concierto fue declarado "gratuito"... "¡Es un concierto gratuito a partir de ahora!" se anunció desde el escenario. Como John Roberts más tarde señaló: "Nos llevó once años llegar económicamente al punto de equilibrio, pero fue un éxito en todos los demás sentidos".




    (La multitud ante una de las entradas al parking del recinto. Foto: www.woodstockstory.com)



    Estaba programado que la música se iniciara a las 4 de la tarde del 15 de agosto, pero lo hizo algo más tarde de las 5, con el cantante de folk neoyorquino Richie Havens, que tuvo el honor de abrir el Festival. Su improvisada y rítmica "Freedom" (Libertad) fijó el tono para el fin de semana. Chubascos ocasionales retrasaron la música, principalmente acústica, a medida que la noche del viernes avanzaba, pero pudieron actuar 8 grupos. Alrededor de las 2 de la madrugada, Joan Baez cerró la primera noche con la espiritual "We Shall Overcome" .




    (Richie Havens y Joan Baez en el escenario)



    Para el Sábado es cuando estaba programada la mayor parte de la música del fin de semana, comenzando poco después del mediodía y continuando hasta el domingo en la madrugada (con Jefferson Airplane interpretando "Somebody To Love" ). Entre los mayores éxitos del día figura el entonces desconocido Santana , a media tarde, y por la noche las espectaculares actuaciones de Sly & the Family Stone y The Who El Blues-rock llegó de la mano de Canned Heat y Mountain , seguido por la actuación de legendarios artistas californianos como los Grateful Dead , Creedence Clearwater Revival y Janis Joplin .




    (El público aplaudiendo ante el escenario del festival.
    Foto: www.topfoto.co.uk)



    Los retrasos se iban acumulando y los Creedence actuaron cerca de las 3 de la madrugada. John Fogerty, el líder de la banda, resumía perfectamente en una declaración lo que sintió en aquel momento: "Nosotros estábamos listos para salir a nuestra hora y esperamos y esperamos y finalmente llegó nuestro turno ... ... Había medio millón de personas durmiendo. Esa gente estaba completamente "out". Era como una especie de pintura de una escena de Dante, sólo los cuerpos en el infierno, todos entrelazados y dormidos, cubiertos de lodo. Y éste es el momento que nunca olvidaré mientras viva: a un cuarto de milla de distancia, en la oscuridad, en el otro extremo del prado, un tipo agitando el mechero Bic, y en la noche oigo: "No te preocupes John. Estamos contigo." Toqué el resto del show por ese tipo".

    El Domingo estaba prevista otra larga sesión de música, pero aparecieron violentas tormentas que causaron estragos justo después de que Joe Cocker terminara de cantar "With A Little Help From My Friends" .




    (Joe Cocker en Woodstock)



    La música se retrasó hasta la tarde, pero siguió a lo largo de toda la noche con más actuaciones destacadas como la del cantante de blues Johnny Winter y los Crosby, Stills, Nash & Young Mientras, abajo la gente bailaba, dormía, fumaba marihuana, se revolcaba en el barro o hacía el amor.




    (Imagenes tras la fenomenal tormenta del Domingo. Foto: www.woodstockstory.com)



    En la mañana del lunes a las 8:30, Jimi Hendrix cerró el festival. El era quien debía cerrar el festival la noche del domingo (en su contrato se especificaba que ningún otro grupo o cantante se podía presentar después de él) pero debido a los retrasos acumulados no pisó el escenario hasta ese momento y se mantuvo en él durante dos horas. Su magnífica versión improvisada del himno americano, "The Star Spangled Banner" ha llegado a simbolizar el fin de semana. Alrededor de las 10:30 de la mañana del Lunes 18 de agosto, el festival llegó a su fin.




    (Jimi Hendrix en Woodstock. Foto: www.topfoto.co.uk)


    El gran ausente en el Woodstock de 1969 fue Bob Dylan. Uno de los organizadores se reunió con él tres semanas antes del festival para pedirle que participara en el evento. Sin embargo, a pesar de que su banda de apoyo estaba contratada, Dylan nunca apareció.

    Woodstock se convirtió en el icono de una generación de norteamericanos hastiada de las guerras y que pregonaba la paz y el amor como forma de vida y mostraban su rechazo al sistema. Los chicos llevaban melena y amuletos, las chicas faldas de colores. Durante el festival se vivieron intensas noches de sexo, drogas y rock and roll. Un movimiento llamado de forma despectiva hippie (que es una variante de hipster, "el que siempre quiere estar al paso de las últimas tendencias").



    El documental dirigido por Michael Wadleigh, "Woodstock", fue presentado en marzo de 1970 y propagó el mensaje del Festival por todo el mundo. La película documenta una comunidad de medio millón de personas que han logrado coexistir pacíficamente durante más de tres días bajo la lluvia constante, la escasez de alimentos y la falta de comodidades. El documental ganó el Oscar al mejor documental ese año. La película ha recibido el título de "culturalmente significativa" por la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos y seleccionada para su conservación en el National Film Registry.

    Las grabaciones de la música de ese fin de semana todavía evocan la magia y el poder que sintieron los que estaban allí. Dos días después de terminado el Festival de Woodstock, el New York Times publicó un editorial elogiando lo que había sucedido en Bethel (una rectificación, por cierto, de un editorial anterior que condenaba el festival). Concluía con una cita de Enrique V de Shakespeare (la arenga del día de San Crispín), que parece apropiada ahora, más de cuarenta años después: "He that outlives this day, and comes safe home, will stand a-tiptoe when this day is nam'd." ... "El que sobreviva a este día y vuelva sano y salvo a su hogar, se izará sobre las puntas de los pies cuando se mencione esta fecha".




    (Woodstock, tres días de paz y música. Fotos: www.topfoto.co.uk)



    En este vídeo podemos ver el reportaje que Ramón Colom realizó sobre el Festival en 1979 para el prestigioso programa de TVE, Informe Semanal, conmemorando los 10 años del concierto.

    En este otro vídeo, podemos ver el reportaje que 10 años más tarde, en 1989, el mismo programa dedicó a los 20 años del concierto.

    En este vídeo, el comentarista musical Diego Manrique, habla el 15 de Agosto de 1979 sobre el Festival en el mítico programa de TVE "Popgrama".

    Así es como el NO-DO de la época (1969) retrató en España el concierto de Woodstock.


    ---oOo---



    Pero el mundo no se paró. El mismo día en que 500.000 jóvenes se reunían en los prados del Norte del Estado de New York para celebrar su fin de semana de magia, el 17 de Agosto de 1969 el Huracán Camille, de categoría 5, el más potente en llegar a tierra firme en toda la historia, alcanza la costa del estado norteamericano de Mississippi, matando a 248 personas y causando daños materiales por más de 1.500 millones de dólares de la época.




    (Imagen de satélite del huracán Camila el 16 de Agosto, en su paso por el Golfo de México)



    EL 31 de Agosto muere el boxeador Rocky Marciano, ex-campeón del mundo de los pesos pesados, un día antes de cumplir los 46 años en un accidente de avioneta cerca de Newton, Iowa. Nacido Rocco Francis Marchegiano el 1 de Septiembre de 1923 en Brockton, Massachusetts, se retiró invicto siendo el único campeón de boxeo de los pesos pesados que no conoció la derrota. También fue invicto en el ejército (1945-1946). Marciano tiene un impresionante registro de 43 victorias por KO, equivalente al 87.76%, de sus peleas. Fue campeón mundial de peso pesado entre 1952 y 1956.



    (Izquierda: Publicidad de los relojes "Timex" con la efigie de Rocky Marciano. Derecha: Rocky Marciano noquea en 1951 al anterior campeón del mundo e ídolo de su juventud, Joe Louis)




    ---oOo---



    Tres películas fueron las indiscutibles protagonistas de las pantallas de cine en 1969. Aunque en circunstancias diferentes, las tres películas tienen un denominador común... narran historias de amistad y se han convertido en películas icónicas de la época en que fueron rodadas.

    El 14 de Julio de 1969 se estrenaba en los cines Easy Rider , el primer largometraje dirigido por Dennis Hopper. Con un guión escrito por Hopper, Peter Fonda, y Terry Southern y producida por Fonda, la película es una road movie que narra la historia de dos traficantes de droga (papeles interpretados por Fonda y Hopper) que viajan a lo largo del suroeste y el sur americano en sus motocicletas con destino a New Orleans y su Mardi Gras, en busca del "sueño americano" de la libertad. En el camino, convivirán con hippies en una comuna, trabarán amistad con un abogado de una pequeña ciudad (Jack Nicholson) y tomarán ácido y marihuana con dos prostitutas de New Orleans. La película tiene una banda sonora especialmente atractiva, con The Band, The Jimi Hendrix Experience, y Steppenwolf, con la icónica canción "Born to be Wild"



    (Cartel oficial de la película "Easy Rider")


    Desde el momento de su estreno se convirtió en referencia para toda una generación de moteros y simpatizantes de la contracultura estadounidense. Denis Hopper ganó como director el premio a la primera obra (Prix de la premiere oeuvre) en el Festival de Cannes de 1969. Nicholson estuvo nominado al Oscar como mejor actor secundario y los guionistas fueron también nominados aunque finalmente la película no se llevaría ninguna estatuilla.




    (Fotograma de la película "Easy Rider")




    El 23 de Septiembre se estrenaba Butch Cassidy and the Sundance Kid (que en España se llamaría "Dos hombres y un destino"). Dirigida por George Roy Hill y protagonizada por Paul Newman, Robert Redford y Katharine Ross, la película se sitúa en Wyoming, hacia 1900. Butch Cassidy (Paul Newman) y the Sundance Kid (Robert Redford), dirigen una banda que asalta bancos y roba trenes. Butch es el hombre de las ideas, mientras que Sundance es todo acción. Tras un golpe fallido, la banda se ve perseguida por un grupo de caza-recompensas a través del Oeste americano, atravesando caminos, ríos y montañas.




    (Cartel oficial de la película Butch Cassidy and The Sundance Kid)



    Destaca la fotografía de Conrad L. Hall y la banda sonora escrita por Burt Bacharach, con la deliciosa canción "Raindrops Keep Falling on My Head" que tuvo un enorme éxito a raiz de su inclusión en el filme.

    Con una recaudación de más de 100 millones de US$ sólo en EEUU (equivalentes a más de 500 milliones en la actualidad), fue la película más taquillera del año. Consiguió el Oscar en cuatro de las siete categorías para las que estaba nominada, mejor fotografía, mejor banda sonora, mejor canción (Raindrops Keep Falling on My Head") y mejor guión original. Estaba también nominada al Oscar para el mejor sonido, mejor director y mejor película.




    (Robert Redford y Paul Newman en la película "Butch Cassidy and The Sundance Kid")



    Pero la película del año 1969 fue Midnight Cowboy (estrenada en España como "Cowboy de medianoche"), basada en la novela del mismo nombre escrita en 1965 por James Leo Herlihy. Dirigida por John Schlesinger, la protagonizaban Dustin Hoffman y un actor debutante, Jon Voight el papel del cowboy de medianoche. Narra la historia del joven tejano Joe Buck (Voight) llegando a Nueva York por primera vez, con la idea de ejercer de gigoló para mujeres ricas. Listo para conquistar la ciudad, su ingenuidad le hará darse de bruces enseguida con la realidad, hasta que conoce a un personaje de los bajos fondos llamado Ratso Rizzo (Hoffman) con quien se asocia en la pequeña delincuencia. Ambos luchan contra un mundo hostil en una sociedad que refleja perfectamente la decadencia en que estaban sumidos los EEUU en la época.




    (Cartel oficial de la película "Midnight Cowboy")


    La película consiguió tres Oscars ese año, al mejor director, mejor guión adaptado y mejor película. La canción "Everybody's Talkin'" ganó el Grammy a la mejor interpretación pop vocal masculina, para Harry Nilsson. John Barry, quien supervisó la música y compuso la sintonía original de la película , obtendría por ella el Grammy al mejor tema instrumental.




    (Jon Voight y Dustin Hoffman en un forograma de la película "Midnight Cowboy"




    Otras películas destacadas de 1969 fueron el musical Hello, Dolly! , dirigido por Gene Kelly con Barbra Streisand y Walter Matthau o el western The Wild Bunch (Grupo Salvaje) dirigido por Sam Peckinpah y portagonizado por William Holden, Ernest Borgnine y Robert Ryan; que destacó por la técnica de filmación de las escenas de acción a cámara lenta.

    El Oscar al mejor actor se lo llevó un veterano, John Wayne por su papel de marshall en el western de Henry Hathaway, True Grit , estrenada en España con el título "Valor de Ley". El de mejor actriz fue para la británica Maggie Smith por The Prime of Miss Jean Brodie (Los Mejores años de Miss Brodie). El mejor actor secundario fue Gig Young por su papel de maestro de ceremonias del maratón de baile en They Shoot Horses, Don't They? (Danzad, Danzad, Malditos), una de las mejores películas de Sidney Pollack. El premio a la mejor actriz secundaria sería para Goldie Hawn, por su papel en la comedia Cactus Flower (Flor de Cactus). El director franco-griego Costa-Gavras se llevaría el Oscar a la mejor película extranjera por el thriller político Z

    La Palma de Oro del Festival de Cannes de 1969 se la llevaría la británica If...., dirigida por Lindsay Anderson.




    (La revista LIFE dedicó su portada del 11 de Julio de 1969 a John Wayne y Dustin Hoffman, dos de los triunfadores cinematográficos del año. Foto: coverbrowser.com)








    (Carteles oficiales de las películas triunfadoras de 1969)




    1969 vio también como las luces de la pantalla se apagaban definitivamente para Boris Karloff, el actor inglés que encarnaría el personaje del mostruo de Frankenstein en varias películas de los años 1930s y Robert Taylor, protagonista entre otras de Quo Vadis. Pero una nueva generación de actores y actrices que están triunfando actualmente en las pantallas de todo el mundo vieron sus primeras luces en 1969, como Javier Bardem, Renée Zellweger, Cate Blanchett, Jennifer Lopez, Edward Norton, Christian Slater, Matthew Perry, Catherine Zeta-Jones, Matthew McConaughey, o el director español David Trueba. Aparte del ya citado Jon Voight, en 1969 debutaron en la gran pantalla Anjelica Huston, Al Pacino y Sylvester Stallone.




    (Izquierda: Boris Karloff. Derecha: Robert Taylor)


    ---oOo---


    Habíamos quedado en que les hablaría de dos objetos muy particulares que los astronautas Armstrong, Aldrin y Collins llevaron consigo en su viaje a la Luna con el Apolo XI. De uno de ellos hemos hablado ya... la cámara Hasselblad que se quedó para siempre en la superficie del Mar de la Tranquilidad, en la Luna, para que su peso en el módulo lunar pudiera ser ocupado por las muestras de rocas lunares que los astronautas habían recolectado durante su estancia en la Luna.

    Pero... ¿cuál era el otro objeto?

    ... pues para saberlo y conocer su historia, tendremos que remontarnos de nuevo unos años atrás, a 1962.

    ¿Recuerdan a Walter Schirra? ... Sí, efectivamente... aquel piloto de la marina de los EEUU que entró en una tienda de fotografía de Houston y adquirió una Hasselblad 500C para su viaje en el Mercury 8. Bien, pues no cabe duda de que "Wally" Schirra era, ante todo, un hombre práctico. No sólo se llevó al espacio su propia cámara fotográfica Hasselblad con cuyas fotografías desde el espacio sorprendería a la propia NASA y haría que Administración Espacial Estadounidense empezara a plantearse la necesidad de dotar a las siguientes tripulaciones con una cámara fiable para documentar las misiones. A pesar de que la Mercury disponía de instrumentos de navegación y precisión suficientes en el tablero de mandos, Wally decidió que también se llevaría en su viaje otro objeto personal. Su propio reloj de pulsera, que utilizaría como respaldo de los del tablero de instrumentos.

    ¿Y cuál era el reloj de Wally Schirra? ... Un cronógrafo Omega Speedmaster.




    (Panel de instrumentos del Mercury 8 de Walter Schirra. Imagen: spacefacts.de)







    (Plano del interior de la cápsula del Mercury 8. Imagen: spacefacts.de)



    Y así, sin saberlo, Wally Schirra iniciaba una sucesión de acontecimientos que valieron al cronógrafo "Speedmaster" de Omega convertirse en el legendario "Moon Watch", el reloj de la Luna, el único reloj de pulsera aprobado por la NASA para todas sus misiones.









    Pero la historia del Omega "Speedmaster" había empezado todavía unos años más atrás. Fue en 1957, casualmente el mismo año en que el 4 de Octubre la URSS lanzaba el Sputinik 1 del que hemos hablado en la primera parte de este episodio y que comenzaba la carrera espacial que habría de culminar con la llegada de Armstrong, Aldrin y Collins a la Luna en nuestro año de 1969.

    Ese año 1957, Omega lanza 3 modelos "técnicos", los tres "masters": el subacuático "Seamaster 300", el antimagnético "Railmaster" y el cronógrafo "Speedmaster", que tienen en común la esfera negra, las agujas en forma de flecha y los índices luminiscentes.




    (Imagen de un catálogo de Omega de 1958 dirigido a los concesionarios, en el que se presentan los tres nuevos "Masters" lanzados en 1957, el Seamaster 300, El Railmaster y nuestro Speedmaster)




    Diseñado bajo los auspicios del entonces Director del Departamento Creativo de Omega, Pierre Moinat, el "Speedmaster" se concibe inicialmente como un cronógrafo para cubrir la demanda de los jóvenes deportistas y los profesionales con trabajos técnicos, como los ingenieros, jefes de control de producción, etc. Su idea era un cronógrafo robusto, impermeable y con una esfera de excelente legibilidad.

    Como hemos visto en el capítulo anterior, los "Tres Grandes" de los cronógrafos - Omega, Breitling y Heuer - competían intensamente entre sí, pero cada marca establecía una posición distintiva en el mercado. Breiling se centraba en los cronógrafos para los pilotos y el mundo de la aviación. Heuer buscaba su público entre los amantes de los automóviles y la velocidad, mientras que Omega cubría el segmento de los deportistas y profesionales.




    (Lista de precios de Omega de Agosto de 1959. El Speedmaster costaba entonces US$ 195,00. Imagen: Tony Axelzon, recogida en www.old-omegas.com)




    Para responder a las espectativas del público al que iba dirigido y a los requerimientos de Pierre Moinat, el diseñador Claude Baillod ideó una primera caja para el "Speedmaster" en acero y de un tamaño razonable de 39 mm. Su intención era crear un cronómetro distinto a los otros; no un reloj clásico con el añadido de dos pulsadores y dos o tres contadores, sino un instrumento de fuertes características profesionales. Y lo consigue con un pequeño detalle que no resulta menor; integra una innovación que contribuirá especialmente a su renombre. La escala taquimétrica, habitualmente pintada en el realce de la esfera, es trasladada al bisel exterior y está grabada en lugar de pintada, para una mayor seguridad. Con ello, el diseñador consigue el resultado de una gráfica de esfera más limpia y una mejor legibilidad.




    (Página interior del catálogo de Omega, probablemente de 1958, donde se describe el Speedmaster, y el funcionamiento de la escala taquimétrica tanto para medir velocidades como tiempos de producción. Imagen: Tony Axelzon, recogida en www.old-omegas.com)



    El propio nombre del reloj, "Speedmaster" (El Maestro de la Velocidad) sugiere un uso netamente deportivo. Las primeras versiones montan agujas en forma de flecha y la escala taquimétrica está graduada de 300 a 60 kilómetros por hora, mientras que las siguientes lo serán de 500 a 60 kilómetros por hora. Las tres esferas auxiliares visualizan los minutos y las horas cronográficas (a las 3 y a las 6) y los segundos continuos (a las 9). El "Speedmaster" estaba inicialmente destinado a formar parte de la extensa familia de los "Seamaster", de ahí que hiciera uso del símbolo del caballo de mar en la trasera de la caja.

    De apariencia muy deportiva, el "Speedmaster" conquista enseguida el favor del público para el que fue pensado. Su estanqueidad superior a la media, le protege de condiciones higrométricas difíciles. Su diseño está inspirado en los contadores de los coches deportivos italianos, pero seduce también a sus aficionados por lo que se esconde en su interior... El extraordinario calibre 321 de Lémania.

    El Calibre "27 CHRO C12" de Lémania, producido desde 1942 y diseñado por el Director Técnico de Lémania, Albert Piguet, toma el número de referencia 321 a partir de que Omega lo aloja en sus cronógrafos. En 1942 era el movimiento cronógrafico más pequeño hecho nunca. El número 27 indica el diámetro del calibre: 27 mm., Chron es la abreviatura de "Chronograph" y C12 indica que el reloj tiene un contador de 12 horas (una característica poco común en este momento). En 1946, el C12 27 CHRO evoluciona (ganando características antimagnéticas y antichoque) y se renombra como Omega 321 y es usado en varios cronógrafos. Prueba de su calidad es que durante los años ha sido un calibre base para Breguet, Patek Philippe y Vacheron Constantin, entre otros.




    (El calibre Omega 321, basado en el Lémania 27 CHRO C12 de Albert Piguet.
    Foto: 30t2.com)



    El movimiento 321 abre una nueva etapa en la relojería. Concebido de manera de que todos sus componentes sean intercambiables sin necesidad de ajustes, se integra en la caja del "Speedmaster" sin atornillar. Además de ganar un tiempo nada desdeñable en el montaje, soporta mejor las vibraciones y otros golpes por el hecho de que no está unido firmemente a la caja.




    (Otro detalle del movimiento Omega 321. El puente del cronógrafo.
    Foto: 30t2.com)



    El primer modelo de Speedmaster, producido en 1957, lleva la referencia CK 2915 y sus peculiaridades principales son el bisel en acero inoxidable donde lleva grabada la escala taquimétrican base 1000, de 60 a 300 Km/h., las agujas "broad arrow" (por la forma en flecha) cromadas, cristal de hesalite y pulsadores cronográficos de tipo "pump-action" (bomba), diámetro 4 mm. La esfera negra tiene los índices tratados con tritio para una óptima visibilidad bajo cualquier condicion lumínica y el logo de "Omega" aplicado en acero. La caja es simétrica con asas rectas, anchura entre asa 19 mm. La tapa trasera lleva el caballito de mar en el centro y la inscripción "Speedmaster" externa en el primer anillo. La impermeabilidad está garantizada hasta 6 atm.





    (El primer Speedmaster, el modelo CK 2915, con las agujas "broad arrow" y el bisel en acero inoxidable con la escala taquimétrica grabada)





    (Trasera del primer Speedmaster, ref. CK 2915, en la que se puede apreciar el caballito de mar centrado y la inscripción "Speedmaster" en la parte externa, en el primer anillo. Foto: lauritz.com)






    (Página del catálogo suizo de Omega de 1959, en lengua alemana, donde vemos el primer Speedmaster, el CK 2915. Su precio era de 410 Francos Suizos en la versión con armys y 380 en la versión con correa de piel. Imagen: Richard Grimmel, recogida en www.old-omegas.com)




    En 1959 y tras dos años de producción, el "Speedmaster" sufriría su primera modificación, con la adopción de la escala taquimétrica impresa en lugar de grabada en el bisel. Es el modelo CK 2998. La esfera tiene la tipografía revisada y las agujas en forma de flecha se sustituyen por otras del tipo "Dauphine". El bisel es ahora negro y resulta más visible, con la escala taquimétrica en gris. El diámetro pasa de 39 mm. a 40 mm. por la adición de una junta en anillo "O-ring" alrededor de los pulsadores. La tapa trasera mantiene los dos niveles con un pequeño escalón, pero la leyenda "Speedmaster" cambia de posición y se sitúa grabada en forma semicircular sobre el caballito de mar. Se hicieron varias versiones, en función del período de fabricación, denominadas Ref. CK 2998-1, 2, 3, 4, 5, 6 y -62. El modelo 2998-62, aparecido en 1962 y último de la serie CK 2998, tiene una nueva aguja central de segundos cronográficos, con un punto de tritio y cambian también las agujas de las subesferas. El bisel tiene una nueva escala taquimétrica de 60 a 500 Km/h.










    (Páginas del catálogo del Speedmaster de 1961, en el que aparece ya el nuevo modelo CK 2998 con el bisel negro, las nuevas agujas "dauphine" y la explicación de la junta "O-ring". Imagen: David King, recogida en www.old-omegas.com)




    Este "Speedmaster" clásico, actualmente muy buscado por los coleccionistas, es el que Wally Schirra llevó a bordo del vuelo del Mercury 8.





    (Un Omega "Speedmaster" CK 2998-62, que incorpora la nueva aguja central de segundos cronográficos con un punto de tritio y las agujas de las subesferas de nuevo diseño, además de la escala taquimétrica de 60 a 500 Km/h. Foto: 30t2.com)




    (El movimiento 321 montado en el Speedmaster CK 2998-62 de la imagen superior.
    Foto: 30t2.com)




    (La trasera del Speedmaster CK 2998-62 con la leyenda "Speedmaster" en su nueva posición, grabada en forma semicircular sobre el caballito de mar.
    Foto: 30t2.com)




    El 3 de Octubre de 1962, Wally Schirra está listo para su vuelo orbital a bordo del Mercury 8 (Sigma 7). Está previsto que realice un total de seis órbitas a la tierra antes de amerizar en el Pacífico, junto a las islas Midway. Justo a las 12:15 (UT) el cohete Atlas LV-3B despega de Cabo Cañaveral propulsando la cápsula del Mercury 8 y a Wally Schirra en su viaje. Dentro de la cápsula viaja nuestro hombre junto con los dos objetos que nos interesan, la cámara Hasselblad de serie y su reloj de pulsera Omega Speedmaster, ref CK 2998. Ni el reloj ni la cámara fueron una elección de la NASA sino que, como hemos dicho, se trataban de objetos propiedad de Walter Schirra.

    El reloj funcionó perfectamente y se utilizó como respaldo del reloj de abordo. Los dispositivos de tiempo a bordo de la cápsula Mercury están integrados en el panel de control (como hemos visto en la imagen un poco más arriba) y los relojes de pulsera no habían sido sometidos a pruebas específicas, puesto que el astronauta nunca salió del entorno protegido de la nave. Tras nueve horas de vuelo, la cápsula ameriza en el Pacífico, a una milla escasa de donde la nave de recogida la está esperando.




    (Walter Schirra comentando el Plan de Vuelo del Mercury 8 con el controlador de vuelo Chris Kraft. Foto: wikipedia.org)





    En la última misión Mercury, la Faith 7, el astronauta Gordon Cooper usó tanto el cronógrafo Omega CK 2998 como un Bulova Accutron Astronaut, a fin de comparar la exactitud del Omega de remonte manual con la del entonces nuevo Bulova electrónico, que aparte de tener el aura de algo muy "high-tech" para la época, tenía la "ventaja" de ser un reloj americano. Según algunas fuentes, Bulova estuvo intentando en varias ocasiones convertirse en un reloj oficial de la a la NASA, sin conseguirlo (hablaremos de ello más tarde); aunque finalmente se supo que los temporizadores del panel de mandos de las naves Apolo eran instrumentos con mecanismos de diapasón Bulova. En la misión de Cooper, el Speedmaster fue usado para cronometrar la secuencia de disparo de los retro-cohetes para el reingreso, y el reloj funcionó correctamente.




    (El astronauta Gordon Cooper, Jr. es ayudado a salir de la cápsula de la Faith 7 tras su exitoso vuelo orbital del 16 de Mayo de 1963; último vuelo del programa Mercury. Foto: nasa.gov)





    A finales de 1962, Omega presenta un modelo de transición del Speedmaster entre el CK 2998 y el ST 105.003. Se trata del ST 105.002, que tiene como particularidad la adopción de la nueva nomenclatura de números de referencia de Omega, que pasa a a ser de 3 + 3 cifras, y que suponía la base de un sistema de codificación aún utilizado por la casa. Las características mecánicas y estéticas permanecen invariables respecto al modelo anterior CK 2998-62.

    A principios de 1963 llega el modelo ST 105.003, cuya esfera no sufre modificaciones importantes respecto a la del ST 105.002. Sin embargo, se cambian las agujas adoptando la versión de "bastón", que son las que han permanecido hasta ahora. Los pulsadores ganan un poco de tamaño al pasar de 4 mm. a 4,5 mm. aumentando en consecuencia su fiabilidad. Este modelo estará en producción hasta principios de 1966.




    (Catálogo Omega alemán de 1963 en el que se muestra el Speedmaster 105.003 con las nuevas agujas de bastón, que seguirán hasta la actualidad. Imagen: Richard Grimmel,
    recogida en www.old-omegas.com)





    (El Speedmaster 105.003 de 1963, ya con las agujas de bastón, pero todavía con la caja redonda y simétrica sin protección para los pulsadores y la corona. Foto: rochpro.com)




    (El Speedmaster 105.003. Este ejemplar presenta un bisel especial de "pulsaciones". Foto: ukwatches.com)




    Posteriormente, siempre en 1963, se hace lugar a una carrura asimétrica con asas en forma de lira y con un relieve que servirá para proteger los pulsadores, el bisel y la corona. La nueva referencia, ST 105.012, alcanza debido a este crecimiento los casi 42 mm. de diámetro, y la anchura entre las asas es ahora de 20 mm. A fin de aligerar el conjunto, el calibre 321 recibe un nuevo grupo de agujas más ligeras. La tapa trasera pierde progresivamente el segundo nivel, aunque el grabado con el caballito de mar y "Speedmaster" permance prácticamente invariable.

    Esta referencia se fabricará durante alrededor de tres años, en paralelo con la ST 105.003.




    (Catálogo de Julio de 1965 en el que se muestra la ref. 105.012 con su nueva caja asimétrica en forma de lira y el relieve de protección de los pulsadores y la corona. Imagen: old-omegas.com)





    Estamos en 1964. Los vuelos en solitario del programa espacial Mercury habían prácticamente terminado y la NASA empezaba a prepararse para las nuevas misiones; la Gémini (de dos tripulantes) y la Apolo (de tres). Había planes para que los astronautas en estas misiones se movieran en el espacio fuera de la nave. Una de las piezas clave del equipo sería un reloj de pulsera que pudiera resistir las difíciles condiciones del espacio. Un cronógrafo de pulsera de alta precisión, legible, resistente y fiable. No se trataba de lo bien que el cronógrafo pudiera comportarse en el ambiente relativamente benigno del interior de una cápsula presurizada y climatizada; sino si serviría también fuera de una nave espacial.

    Y no sólo eso. Además de que el reloj escogido por la NASA tendría también que ser capaz de funcionar como un dispositivo de "backup" o respaldo de los instrumentos de abordo para eventos críticos como temporizar tiempos de ignición de motores; era necesario asumir la hipótesis de que podría estar expuesto al tipo de ambiente que se encuentra en una nave espacial durante un hipotético fallo catastrófico del equipo. Aumentos o disminuciones repentinas de la temperatura, pérdida repentina de la presión de la cabina, liberación de productos de combustión tóxicos en la atmósfera de la cabina, y así sucesivamente. Nadie en aquel momento probablemente pensaba, en forma realista, que existían demasiadas posibilidades de que tales cosas sucedieran, pero hay veces en que se agradece sobremanera que alguien en algún lugar de la cadena de toma de decisiones se dijera "mejor prevenir que curar", y se asegurara de que el cronógrafo de los astronautas podía tolerar un cierto abuso lo cual, como veremos más tarde, resultó haber sido una muy buena idea.

    Cada vez que un astronauta suspendido en el vacío del espacio gira la muñeca, el reloj de pronto sale de la sombra y queda expuesto a los rayos del sol sin filtrar y la temperatura aumenta en más de 100 °C. En la Luna, objetivo declarado del Presidente Kennedy y de la NASA, las cosas serían aún más difíciles. Las temperaturas en la superficie lunar oscilan entre -160 °C y +120 °C.

    Se diseñaron una serie de pruebas tremendamente exigentes para determinar qué reloj era el más adecuado para los desafíos extremos del espacio. El astronauta Donald K. Slayton, uno de los miembros originales de los "Mercury Seven", y a la sazón Director de Operaciones de la tripulación de vuelo debido a ciertos problemas médicos que le impedían volar, fue quien se ocupó de seleccionar los cronógrafos.




    (El astronauta Donald K. "Deke" Slayton, Director de Operaciones de la tripulación de vuelo de la NASA de . Años más tarde, a los 51 años de edad y
    una vez superados sus problemas médicos, sería el piloto del módulo de acoplamiento de la misión Apolo-Soyuz de 1975. Foto: wikipedia.org)



    En un memorándum remitido al Departamento de Compras (Procurement and Contracts Division) de la NASA el 21 de Septiembre de 1964, Slayton indicó que era importante que los cronógrafos que la NASA iba a homologar fueran seleccionados entre productos existentes en el mercado, para que su aprovisionamiento en las cantidades necesarias fuera rápido y sencillo. En definitiva, productos de serie.

    Pero veamos el texto completo de dicho memorándum:
    "A requirement exists for a highly durable and accurate chronograph to be used by Gemini and Apollo flight crews as an essential adjunct, or as a backup for spacecraft timing devices and for accomplishing time critical operations and experimental tests. In order to select a chronograph which best meets our overall requirements, it is necessary to accomplish a comparative evaluation of the better quality "off the shelf" chronographs under realistic operational conditions. The evaluation will take place during such flight crew training programs as the Gemini Mission Simulators, during spacecraft and other flight equipment testing in the altitude chambers, egress and recovery exercises, planetarium reviews, and during the first two manned Gemini flights. The evaluation will be of the basic "off the shelf" items; however, an analysis will also be made of any additional features and/or modifications that may be required.

    It is highly desirable that we commence with this evaluation at an early date so that a standard flight crew chronograph can be obtained prior to the longer duration Gemini flights and the Apollo flights. The evaluation items should be available during the preflight training for the first two manned Gemini flight crews, which are now in progress.

    On this basis, quotations from various chronograph manufacturers meeting the specifications as listed in analogue 1, Statement of Specifications, should be reviewed by this organization by October 21, 1964. Immediately subsequent to this date, it is our intent to purchase locally at least one of each brand that meets, or very nearly meets, these specifications. Off the shelf chronographs which very nearly meet the specifications may be considered if they, in other regards, surpass the overall specifications. The manufacturer in this case may choose to reply to the request for quotations, however, NASA-MSC will make the determination as to whether or not the chronograph will be subsequently evaluated. It is estimated that a total of twelve chronographs are required for evaluation purposes.

    Donald E. Slayton"

    Su traducción al castellano es la siguiente:

    "Tenemos la necesidad de disponer de un cronógrafo de alta precisión y durabilidad para ser utilizado por las tripulaciones de vuelo de las misiones Gemini y Apolo, bien sea como un complemento fundamental, o como respaldo (backup) para los dispositivos de medición de tiempo de las naves espaciales así como para llevar a cabo operaciones críticas y ensayos experimentales. Con el fin de seleccionar el cronógrafo que mejor se adapte a nuestras necesidades generales, es necesario llevar a cabo una evaluación comparativa de los cronógrafos de mejor calidad "off the shelf" (disponibles en el comercio para su venta a particulares), bajo condiciones reales de funcionamiento. La evaluación tendrá lugar durante los programas de formación de la tripulación de vuelo, como por ejemplo los simuladores de la misión Gemini, en la propia nave espacial y en otras pruebas de equipos de vuelo en las cámaras de altitud, ejercicios de salida y recuperación, revisiones de planetario, así como durante los dos primeros vuelos tripulados de la misión Gemini. La evaluación se realizará sobre los artículos básicos "off the shelf", sin embargo, se realizará también el análisis de cualesquiera características adicionales y/o modificaciones que sean necesarias.

    Sería muy deseable que comenzáramos con esta evaluación en una fecha próxima a fin de que podamos conseguir un cronógrafo normalizado para la tripulación de vuelo antes de los vuelos de mayor duración de las misiones Gemini y Apolo. Las unidades para evaluar deben estar disponibles durante la formación previa al vuelo de las dos primeras tripulaciones de los vuelos tripulados Gemini, actualmente en curso.

    Sobre esta base, esta Organiación debería revisar las ofertas de varios fabricantes de cronógrafos que se ajusten a las especificaciones que figuran en el anexo 1, "Pliego de Especificaciones" antes del 21 de Octubre de 1964. Inmediatamente después de esta fecha, nuestra intención es adquirir a nivel local por lo menos uno de cada marca que cumpla, o casi cumpla, estas especificaciones. Podrían también considerarse cronógrafos "off the shelf" (no a la venta en comercios) que cumplan básicamente tales especificaciones si, en otros aspectos, superaran las especificaciones generales. El fabricante, en este caso, puede optar por responder a la solicitud de oferta. Sin embargo, será la NASA-MSC quien determine si el cronógrafo será posteriormente evaluado o no. Se estima que serán necesarios un total de doce cronógrafos a efectos de la evaluación.

    Donald E. Slayton "


    El memorándum de Slayton contiene un anexo titulado "Suggested List of Manufacturers" con una lista de fabricantes que Slayton sugiere para realizar la evaluación. La lista incluye algunos de los principales fabricantes de la época: Elgin, Benrus, Hamilton, Mido, Lucien Piccard, OMEGA, Bulova, Rolex, Longines y Gruen.

    ¿Y en qué consistirían esas pruebas de evaluación? Lo veremos más adelante en detalle, pero básicamente se tratará de "torturar" a los cronógrafos horneándolos (hasta 93 grados centígrados), congelándolos (a menos dieciocho grados centígrados, la temperatura de un congelador doméstico), empapándolos (95% de humedad, vapor), oxidándolos (O atmósfera pura de oxígeno, que es muy reactiva y puede romper los compuestos químicos), sacudiéndolos (seis desaceleraciones 40-G, en seis direcciones diferentes) y simular un despegue sostenido a una aceleración de 7-G), descomprimiéndolos (fuerte vacío y luego otra buena metida en el horno de noventa minutos hasta 93 grados centígrados de nuevo). Y por si les habían quedado ganas, vibrándolos hasta 2000 Hz y luego atacándolos con sonido a 130 dB (casi tan fuerte como la primera fila en un concierto de rock).

    Para realizar las pruebas comparativas, siguiendo las recomendaciones del memorándum de Slayton, la NASA compró "de incógnito" cronógrafos de diferentes marcas en Corrigan's, la joyería relojería más importante de Houston, Texas. Los respectivos fabricantes no fueron informados del proyecto.

    Según la versión de Omega en su página web, los relojes adquiridos en Corrigan's eran dos Omega Speedmaster (añado que muy probablemente de la ref. 105.012 pero con toda seguridad con calibre 321) y dos unidades de cada uno de otros cinco cronógrafos (sin concretar). Los relojes se pagaron a un precio de US$ 82.50 cada uno.




    (Portada del libro "A Time Capsule, Omega Speedmaster", escrito for Kesaharu Imai y editado por World Photo Press. Imagen: chronocentric.com)




    En el libro "A Time Capsule", escrito por Kesaharu Imai y editado por World Photo Press, del que el malogrado Chuck Maddox (absoluto referente en internet en cuanto a la divulgación sobre los relojes Omega se refiere) tiene disponible una traducción (sólo del texto) al inglés en pdf en este enlace, se dice que los relojes adquiridos fueron los siguientes: Elgin, Benrus, Hamilton, Mido, Piccard, Omega, Bulova, Rolex, Longines y Gruen. Dicha lista coincide con la del memorándum de Slayton y con las informaciones que he podido obtener en otros lugares. He intentado contrastarla con otras fuentes, pero parece que todas las menciones que se hallan en la red al respecto proceden de ese mismo libro. El libro se encuentra agotado pero puede adquirirse de segunda mano en conocidos sitios de subastas o foros relojeros.

    A pesar de que el libro "A Time Capsule" es considerado una fuente fiable, me ha llamado la atención que en este artículo de "book reviews" del foro de "The Purists" se dice del libro que "This book was published and distributed by Omega themselves. The book was provided free of charge to 30th Anniversary Moonwatch buyers for a limited time."

    No me consta que ni Omega ni la propia NASA hayan nunca difundido "oficialmente" la información relativa a las marcas que participaron en las pruebas de selección de cronógrafos de 1965; o por lo menos no he sabido encontrarla. Incluso Omega, en uno de sus anuncios publicitarios cuya reproducción veremos más adelante, dice que el Speedmaster compitió con otros dos relojes "... made by watch companies who sall remain nameless", lo cual por otro lado parece bastante razonable desde el punto de vista de la elegancia en las relaciones con la competencia.

    En cualquier caso, he decidido preguntar al único que debería tener la respuesta... la NASA. He escrito a la NASA preguntando acerca de las pruebas de selección de 1965. Como se pueden imaginar no he tenido todavía respuesta (y, para ser sincero, tampoco albergo demasiadas esperanzas de tenerla), pero les mantenderé al corriente en caso de que haya nuevas informaciones al respecto.

    Pero volvamos a nuestros relojes... ¿qué hizo la NASA con los cronógrafos que compró en Corrigan's?





    (El Speedmaster en manos de un técnico, a punto de iniciar las pruebas de laboratorio. Foto: omega.ch)



    Cuando la NASA recibió los relojes, fueron primeramente sometidos a una serie de pruebas y procesos de pre-selección que se llamaron "Procedimientos de Pruebas de Calificación (Qualification Test Procedures)". Básicamente se trataba de comprobar que cumplían con las especificaciones que Slayton había detallado en el anexo a su memorándum. Los cronógrafos debían cumplir con un mínimo de requisitos: un error de +/- 5 segundos en 24 horas no sería aceptable; la caja del reloj debería estar hecha preferentemente en acero inoxidable con acabado satinado; el reloj debería tener subdiales cronográficos de hasta 12 horas y hasta 30 minutos de tiempo transcurrido. El movimiento podía ser eléctrico, manual o automático, pero no se aceptaría un reloj que, además, no pudiera ser remontado manualmente. Esta última especificación era motivada por el hecho de que el cronógrafo debería ser utilizado en un ambiente de gravedad 0, y un rotor de remonte automático no funcionaría en esas circunstancias al precisar de la gravedad para cargarse.

    Este es el texto completo de las especificaciones que debían cumplir los cronógrafos para entrar en el proceso de evaluación. Se trata, como hemos dicho, de un anexo al memorándum que Donald Slayton remitió a la "Procurement and Contracts Division" de la NASA el 21 de Septiembre de 1964:
    STATEMENT OF SPECIFICATIONS

    1. Accuracy - Must not gain or lose more than 5 seconds over a 24 hour period. Desirable to have an accuracy equal to or better than 2 seconds per 24 hours.
    2. Pressure Integrity - The chronometer [sic] must be immune to large variances in pressure to include a range from 50 feet of water positive pressure to a negative pressure of 10 millimeters of mercury.
    3. Readability - All disks, bands [hands?], and figures must be readable in various lighting conditions. The chronograph must be readable under both "red" and "white" lighting conditions to or beyond a 5 foot candle illumination intensity. Either a black face with white figures and numerals or black on white is satisfactory. The chronograph should not cause glare at the high illumination levels. A stainless steel case with a satin finish is preferred.
    4. The chronograph must have stop-start elapsed dials with
    a. Seconds to 1 minute
    b. Minutes to 30 minutes
    c. Hours to 12 hours or greater.
    5. The chronograph must be shockproof, waterproof, and antimagnetic. In addition, the face cover must be shatterproof.
    6. The chronograph may be powered electrically, manually or the self-winding type; however, it must be capable of being manually wound and re-set.
    7. Reliability - the Manufacturer must guarantee the watch to operate properly under normal conditions for at least one year time period. Performance data and specifications should be supplied by the manufacturer. Manufacturer guarantee and/or warranty should also be included.
    Al propio tiempo, se establecieron algunas condiciones que el laboratorio debería cumplir al realizar las pruebas. Según indica Omega en su página web, estas condiciones se pueden resumir brevemente:
    A. Los relojes se remontarán inmediatamente antes de cada fase de la prueba.

    B. La función de cronómetro (cronógrafo) deberá estar en marcha durante cada prueba y durante los períodos entre las pruebas. La función de cronógrafo deberá reinicializarse inmediatamente antes y después de cada prueba y, cuando se producen retrasos, en intervalos de dos a seis horas entre las pruebas.

    C. Antes y después de cada prueba deberán realizarse controles de precisión, en intervalos de una hora durante la prueba (cuando sea posible) y en intervalos de dos a seis horas entre las pruebas, si se producen retrasos en las mismas. Al comienzo de cada período de comprobación, el cronógrafo debe ser iniciado y se registrarán los siguientes datos de la hora de inicio:
    • Identificación del reloj.
    • Hora "master" (horas, minutos, segundos)
    • Hora del reloj de prueba (horas, minutos, segundos)
    Cuando se realizan controles de precisión durante un período de prueba, la medición del tiempo de cronógrafo no debe suspenderse, pero se debe registrar:
    • Identificación del reloj.
    • Hora "master" (horas, minutos, segundos)
    • Hora del reloj de prueba (horas, minutos, segundos)
    • Tiempo transcurrido en el cronógrafo (horas, minutos, segundos)
    D. Junto con cada comprobación de tiempo, los relojes deberán ser inspeccionados en busca de daños en la caja, cristal, esfera, correa y pulsadores, y la posible presencia de humedad bajo el cristal. Cualquier irregularidad en la condición del reloj deberá ser registrada.

    E. Se retirará un reloj y no será objeto de nuevas pruebas si se producen los siguientes errores:
    • Fallo completo en el funcionamiento del reloj sin capacidad de reinicio.
    • Fallo completo en el funcionamiento del cronógrafo sin capacidad de reinicio.
    • Dos fallos de funcionamiento del reloj, de cualquier tipo, aunque exista la capacidad de reinicio del dispositivo.
    • Cristal roto o quebrado.
    • Rotura del vástago (tija) de remontuar o de los controles de cronómetro.



    (El Speedmaster siendo sometido a pruebas de laboratorio. Foto: omega.ch)




    Sólo tres de los seis cronógrafos superaron la fase de pre-selección. Los tres finalistas fueron entonces sometidos a 11 pruebas distintas; las más duras y exigentes de la historia de la relojería. Esos tres relojes junto a otros objetos, hasta un total de doce entre los que también se encontraba la cámara Hasselblad, pasaron a la siguiente fase... la "tortura".

    Según "A Time Capsule", los relojes finalistas fueron Longines Wittnauer, con movimiento 13 ZN; Omega Speedmaster con movimiento Omega 321 y Rolex con Valjoux 72.

    El memorándum de Slayton detallaba también las pruebas de evaluación a las que los relojes finalistas debían ser sometidos. Para ser "flight-qualified by NASA for all manned space missions" (homologado por la NASA para todas las misiones espaciales tripuladas), un cronógrafo de pulsera debe pasar en múltiples ocasiones todas y cada una de las siguientes pruebas, sin fallo alguno:
    1. High Temperature - 48 hours at a temperature of 160° F (71° C) followed by 30 minutes at 200° F (93° C). For the high temperature tests, atmospheric pressure shall be 5.5 psi (0.35 atm) and the relative humidity shall not exceed 15%.
    2. Low Temperature - Four hours at a temperature of 0° F (-18° C).
    3. Temperature Pressure Chamber - pressure maximum of 1.47 x 10exp-5 psi (10exp-6 atm) with temperature raised to 160° F (71° C). The temperature shall then be lowered to 0° F (-18° C) in 45 minutes and raised again to 160° F in 45 minutes. Fifteen more such cycles shall be completed.
    4. Relative Humidity - A total time of 240 hours at temperatures varying between 68° F and 160° F (20° C and 71° C, respectively) in a relative humidity of at least 95%. The steam used shall have a pH value between 6.5 and 7.5.
    5. Pure Oxygen Atmosphere - The test item shall be placed in an atmosphere of 100% oxygen at a pressure of 5.5 psi (0.35atm) for 48 hours. Performance outside of specification tolerance, visible burning, creation of toxic gases, obnoxious odors, or deterioration of seals or lubricants shall constitute a failure. The ambient temperature shall be maintained at 160° F (71° C).
    6. Shock - Six shocks of 40g's each, in six different directions, with each shock lasting 11 milliseconds.
    7. Acceleration - The test item shall be accelerated linearly from 1g to 7.25g within 333 seconds, along an axis parallel to the longitudinal spacecraft axis.
    8. Decompression - 90 minutes in a vacuum of 1.47 x 10E-5 psi (10 E-6 atm) at a temperature of 160° F (71° C), and 30 minutes at a 200° F (93° C).
    9. High Pressure - The test item shall be subjected to a pressure of 23.5 psi (1.6 atm) for a minimum period of one hour.
    10. Vibration - Three cycles of 30 minutes (lateral, horizontal, vertical, the frequency varying from 5 to 2000 cps and back to 5 cps in 15 minutes. Average acceleration per impulse must be at least 8.8g.
    11. Acoustic Noise - 130dB over a frequency range from 40 to 10000 HZ, duration 30 minutes.
    es decir,


    1. Altas temperaturas
      48 horas a 71 ºC seguido de 30 minutos a 93 ºC. todo ello bajo una presión de 0,35 atm y una humedad relativa no superior al 15%.
    2. Bajas temperaturas.
      Cuatro horas a -18 ºC
    3. Temperatura y presión.
      Cámara de presión a 10-6 atm. (0,000001 atm) con temperatura elevada a 71 ºC. A continuación, la temperatura desciende a -18 ºC en 45 minutos y de nuevo sube a 71 ºC en 45 minutos. Este ciclo se repite quince veces más.
    4. Humedad relativa.
      Un total de 240 horas en temperaturas que oscilan entre los 20 ºC y 71 ºC con una humedad relativa de al menos el 95%. El vapor de agua debe tener un valor de pH de entre 6,5 y 7,5.
    5. Atmósfera de oxígeno.
      Exposición de la muestra a una atmósfera 100% de oxígeno a una presión de 0,35 atm y una temperatura de 71 ºC durante 48 horas. Rendimiento fuera de las especificaciones, tolerancia, quemadura visible, creación de gases tóxicos, olores desagradables, o deterioro de los precintos y lubricantes constituirá falta de pasar esta prueba.
    6. Choques.
      Seis choques 40 Gs, de una duración de 11 milisegundos cada uno, en seis direcciones diferentes.
    7. Aceleración.
      Aceleración lineal de 1 G a 7,25 Gs en 333 segundos, a lo largo de un eje paralelo al eje longitudinal de la nave.
    8. Descompresión.
      90 minutos en un vacío de 10-6 atm y una temperatura de 71 ºC y 30 minutos en el mismo vacío, pero a una temperatura de 93 ºC.
    9. Alta presión.
      Exposición de la muestra a una presión de 1,6 atm durante un mínimo de una hora.
    10. Vibración.
      Tres ciclos de 30 minutos (lateral, horizontal y vertical), variando la frecuencia de 5 a 2000cps y de vuelta a 5cps en 15 minutos. Aceleración media por impulso de por lo menos 8,8 Gs.
    11. Ruido acústico.
      130dB en un rango de frecuencia de 40 a 10000Hz durante 30 minutos.





    (El Speedmaster en el horno del laboratorio de la NASA para ser sometido a una de las pruebas comparativas. La imagen no corresponde a las pruebas de 1965 pues en la esfera del reloj puede leerse ya la mención "Professional". Foto: omega.ch)




    El 1 de marzo de 1965, los resultados de las pruebas estaban listos, y la NASA emitió un memorándum. Recordemos que tres cronógrafos permanecían todavía en carrera. De ellos, el de la primera marca (Rolex, según "A Time Capsule") dejó de funcionar en dos ocasiones en la prueba de humedad relativa. En el transcurso de la prueba de resistencia al calor, volvió a fallar. La aguja trotadora del crono se deformó y se pegó a las otras agujas de las horas y los minutos, causando la parada del movimiento mecánico de remonte manual. Esto es lo que dice el memorándum según las fuentes consultadas:
    Rolex - It stopped running on two occasions during the Relative Humidity Test and subsequently failed during High Temperature Test No. 1 when the sweep second hand warped and was binding against the other hands on the dial. No further tests were run with the Rolex chronographs.
    El cristal del cronógrafo de la segunda marca (Longines Wittnauer según "A Time Capsule") se había deformado y se salió de la caja durante la prueba de calor. El mismo desafortunado incidente tuvo lugar con un segundo modelo de la misma marca en la prueba de la descompresión. Dice el memorándum:
    b) Longines Wittnauer - The crystal warped and disengaged during the High Temperature Test. The same discrepancy occurred on a second Longines Wittnauer during Decompression Test No. 8. No further tests were run with Longines Wittnauer chronographs.
    Finalmente, solo el cronógrafo Omega Speedmaster seguía vivo al terminar todas las pruebas, aunque no salió incólume: ganó 21 minutos durante la prueba de descompresión, perdió 15 minutos durante la prueba de aceleración y la luminiscencia de la esfera se perdió durante la prueba. Pero seguía funcionando, y eso era lo que contaba. Veamos qué dice el memorándum según las fuentes:
    c) Omega - It gained 21 minutes during the Decompression Test and lost 15 minutes during the Acceleration Test. The luminescence on the dial was destroyed during testing. At the conclusion of all testing the Omega chronograph operated satisfactorily.
    The results of operational evaluations by the astronauts show a unanimous preference for the Omega chronograph over the other two brands because of better accuracy, reliability, readability and ease of operation.


    (El Omega Speedmaster fue el único cronógrafo que sobrevivió a las duras pruebas de la NASA, y fue homologado para todos los vuelos espaciales tripulados. Foto: omega.ch





    En el press-kit de OMEGA se dice que los técnicos de la NASA emitieron un informe con la siguiente conclusión: "Las pruebas operativas y ambientales llevadas a cabo sobre los tres ejemplares seleccionados han terminado. Como consecuencia de dichas pruebas, los cronógrafos Omega han sido calibrados y distribuidos a los tres miembros de la misión Gemini Titán III."




    (Una vez superadas las exigentes pruebas de evaluación de la NASA, los Speedmaster pasan a formar parte del material de inventario a disposición de las misiones Gemini y Apollo y disponen de su propio lugar en los almacenes de la NASA. Foto: expeditionexchange.com)





    Este en apariencia sobrio anuncio, significaba oficialmente que a partir de esa fecha, el Omega "Speedmaster" era el único reloj de pulsera aprobado para todos los vuelos espaciales tripulados de la NASA. Es también significativo el último párrafo del informe de la NASA de fecha 1 de Marzo de 1965, que reproduce Omega en su página web: "... los astronautas muestran una preferencia unánime por el cronógrafo Omega en relación con las otras dos marcas, a causa de su mayor precisión, su mejor fiabilidad y su facilidad de manejo."




    (En este anuncio publicitario de Omega de principios de los 1970s, se mencionan las pruebas de selección realizadas por la NASA en 1965. A destacar que en el propio texto del anuncio, Omega omite nombrar las marcas de sus competidores en las pruebas "... and two others made by watch companies who sall remain nameless". Imagen: JMSROLLS de timezone.com, recogida por old-omegas.com en su página web)




    Apenas veinte días más tarde, con el primer vuelo Gemini 3 (GT3) del 23 de Marzo de 1965 con los astronautas Virgil I. Grissom y John W. Young, el Omega "Speedmaster" pasó a formar parte del equipamiento estándar entregado a los astronautas. Cada uno de los astronautas del programa Gemini llevaba dos Speedmaster, uno de ellos con la hora de la misión y el otro con la hora GMT o la hora de Houston.







    (Una vez homologado por la NASA, el Omega Speedmaster pasa a formar parte del material a disposición de los astronautas, con sus propios números de código y figura ya en los manuales internos de la NASA.
    Imágenes: expeditionexchange.com)





    (El equipamiento completo de Armstrong para la misión Apolo 11. A la izquierda de la imagen, sobre lo que parece ser una camiseta, se puede observar el Omega Speedmaster, con su tira de velcro negro. Foto: expeditionexchange.com)





    El 3 de junio de 1965, Edward "Ed" H. White II se convirtió en el primer americano que salía fuera de su nave espacial y se dejaba ir a la deriva en la gravedad cero del espacio. Durante 23 minutos, White flotó y maniobró alrededor de la nave Gemini, recorriendo 6.500 millas durante su paseo orbital . White estaba unido a la nave por un cordón umbilical de 25 pies (unos 8 metros) y una línea de amarre de 23 pies, ambas envueltas en cinta de oro para formar un solo cable. En su mano derecha lleva un "Hand Held Self Maneuvering Unit - HHSMU" (Unidad Portátil de Auto-maniobra) que se utiliza para moverse por la ingravidez del espacio. En su brazo izquierdo, atado con una banda negra de velcro de 640 mm. de longitud, su Omega "Speedmaster". La visera de su casco es chapada en oro para protegerse de los rayos no filtrados del sol.










    (Ed White en el primer paseo espacial de un astronauta norteamericano, el 3 de Junio de 1965 con la misión Gemini 4, portando el Omega Speedmaster sujeto con una banda de velcro negro en el exterior del brazo izquierdo de su traje. Foto: grin.hq.nasa.gov)







    (El Omega Speedmaster ST 105.003 que llevaba Ed White en el primer paseo espacial de un astronauta nortamericano. El reloj sigue funcionando hoy día. El reloj lleva grabada la inscripción "NASA 41987" con un lápiz eléctrico, lo que indica que este reloj es propiedad del Gobierno Americano. F
    oto: chronomaddox.com)



    Aunque el Speedmaster de Ed White es propiedad del Gobierno americano, fue cedido a su esposa tras el trágico fallecimiento de White en el accidente del Apolo 1 . En la actualidad, el reloj está en posesión del hijo de ambos, Ed White III.





    (Carta de Ed White III sobre el Speedmaster de su padre, el astronauta Ed White. Imagen: expeditionexchange.com)






    Curiosamente, OMEGA sólo supo del viaje del Speedmaster al espacio después de ver la fotografía de Ed White tomada durante el primer paseo espacial norteamericano en la misión Gemini 4 de Junio de 1965. A pesar de ello, no perdió tiempo en aprovechar publicitariamente el acontecimiento, como vemos en este anuncio publicado en la revista LIFE de Junio de 1966.




    (anuncio publicado en la revista LIFE del mes de Junio de 1966. Imagen: Lucien Hamelinck en pbase.com)





    El 21 de Agosto de 1965, los astronautas L. Gordon Cooper y Charles M. "Pete" Conrad viajan en el Gemini 5. Es la primera misión que dura más de 4 días, doblando esa duración hasta los 8 días, gracias a las nuevas celdas de combustible que generan eletricidad suficiente para las largas misiones que serán necesarias para alcanzar la Luna. Cooper, veterano de la misión Mercury, es el primer hombre en viajar al espacio dos veces. Realizaron evaluaciones médicas para comprobar la viabilidad de vuelos más largos en el espacio sin detrimento de las condiciones físicas del cuerpo humano. En la foto que vemos a continuación, Cooper (en primera instancia en la foto) lleva un Speedmaster en cada brazo, ambos con correas de Velcro. Aunque no se ve en la fotografía, Conrad lleva también dos Speedmasters en su brazo derecho.




    (Cooper y Conrad, a punto de embarcar en la Gemini 5. Foto: expeditionexchange.com)




    Una vez homologado por la NASA para las misiones espaciales tripuladas, Omega decide añadir la mención "Professional" al Speedmaster y le cambia la referencia a la ST 145.012, aunque el reloj es básicamente el mismo que en el modelo ST 105.012, con pequeños cambios. Sigue manteniendo el movimiento Lémania 321. Los modelos ST 105.003 y ST 105.012 que, como hemos visto, se produjeron simultáneamente entre 1963 y 1966, llevarán también la mención "Professional" en las unidades fabricadas después de la homologación por la NASA en 1965.





    (Un Speedmaster 105.012 producido después de la homologacíon por la NASA y, por tanto, con la mención "Professional" en la esfera. Foto: rochpro.com)





    (El Speedmaster 145.012 es el último con el calibre 321. Foto: rochpro.com)




    El modelo ST 145.012 es el primero netamente "Professional" (no hay unidades sin esa mención en la esfera), y se presenta en diversas variantes; una de ellas con una esfera distinta con indicadores rojos (Ref. 145.012-67 SP) y con subdiales en rojo y blanco con el primer logo de Omega esmaltado en la esfera.




    (Dos imágenes del poco habitual modelo "racing" de 1967, ref. 145.012-67 SP. Fotos: omega4u.net)






    En 1968 Omega decide una modificación sustancial en los Speedmaster Professional, al introducir en el mercado el modelo ST 145.022. La caja y la esfera permanecen invariables respecto a la referencia anterior, pero el nuevo modelo incorpora una versión simplificada del calibre 321, también diseñado por Albert Piguet, el nuevo calibre Omega 861, basado en el Lémania 1873.

    El calibre 321 tenía más de 20 años y Omega quería simplificar su construcción para la producción en masa tras haber producido unas 40.000 unidades del calibre 321. Se trata indudablemente de una decisión económica. El Calibre 321 no sólo era más sofisticado que el nuevo 861, sino también más costoso de fabricar, mantener y reparar. A pesar de ello, la "razón oficial" del cambio esgrimida por Omega es una mayor precisión, lo cual por otro lado resulta también ser cierto. Por una vez, más barato no significa peor, pues Lémania es sin duda un excelente fabricante de movimientos. Sin embargo, desde el punto de vista del coleccionista, las versiones con el calibre 321 son mucho más apreciadas.




    (El calibre 861, que sustituiría al 321, y que incorporarían los Speedmaster a partir de 1968 con la versión 145.022. Foto: speedmaster-mission.net)





    Esta sustancial modificación del calibre permanecerá sin más cambios hasta 1996, en que se introducirá el actual calibre 1861, que básicamente es igual al 861 pero con la adición de un 18º rubí y el tratamiento al rodio.

    Las principales diferencias entre el 861 y el 321 son las siguientes:

    1. El mecanismo de rueda de pilares se elimina y la coordinación de las diversas partes que hacen que el cronógrafo se ponga en marcha, se pare y se restaure a cero se hace ahora a través de un un sistema de levas y "lanzadera".
    2. Una espiral plana de glucydur sustituye la espiral Breguet y las pulsaciones pasan de 18.000 a 21.600 alternancias/hora.
    3. La reserva de marcha, que en el 321 era de 44 horas, pasa a ser de 50 horas en el 861.
    4. Progresivamente, a partir de 1971, el freno de acero de la rueda de los segundos cronográficos será reemplazado por una versión en "delrin" (material sintético similar al nylon) mejorando la fiabilidad, aunque a costa de la estética.





    (Detalle de la leva en el calibre 861. Foto: speedmaster-mission.net)





    (Despiece del mecanismo cronográfico del calibre 861. Imagen: old-omegas.com)




    Debido a su rendimiento, fiabilidad y éxito en la Programa Gémini, el Omega "Speedmaster" fue elegido de nuevo como el cronógrafo oficial de la NASA para el proyecto Apolo. Cada astronauta llevaba un cronógrafo para los vuelos espaciales como dotación estándar. La mayoría, sin embargo, llevaba dos relojes durante los vuelos espaciales, uno de ellos de su popiedad. Según un documento de 1972, la NASA adquirió un total de 97 cronógrafos Speedmaster. Esos cronógrafos fueron utilizados en las misiones espaciales tripuladas, empezando con la Gemini 3. De los 97 relojes, 17 no se podían volver a usar o se perdieron. En 1972, había un inventario de 20 unidades sin estrenar en el centro de vuelo. Las otras 60 unidades fueron usadas o se repararon para volverlas de nuevo a condición de uso según las especificaciones.

    Como cronógrafo oficial de todas las misiones Apolo, el Omega Speedmaster fue usado por Frank Borman, James Lovell y William Anders en el primer viaje del hombre a la órbita de la luna durante la Navidad de 1968, en el Apolo 8.




    (El comandante del Apolo 8, Jim Lovell, luciendo su Speedmaster en la muñeca derecha. Más tarde participaría en la misión Apolo13, en la que el Speedmaster jugó un importante papel. Foto: nasa.gov)







    Hemos repasado los diversos modelos de Speedmaster desde su introducción en 1957 y hasta el momento en que los astronautas de la misión Apolo 11 pisan la Luna. Hemos visto que el Speedmaster de Wally Schirra era del modelo CK 2998 y que era un Speedmaster de la ref. 105.003 el que llevaba Ed White en el primer paseo espacial de un astronauta nortamericano.

    Pero, con tantos cambios de modelo y, sobre todo, con el sustancial cambio de calibre que se produce en 1968... ¿no sienten curiosidad por saber qué modelo de Speedmaster llevaron los astronautas del Apolo 11 y qué calibre lo movía? ¿era un Speedmaster con calibre 321 o llevaba ya el 861? En definitiva, ¿cuál es el verdadero "Moonwatch", el primer reloj que viajó a la Luna?

    De acuerdo con la información recogida en el National Air and Space Museum de Washington, DC., éstos eran los relojes que llevaban nuestros hombres:


    • Neil Armstrong llevaba un Speedmaster Calibre 321, Modelo 105.012, Movimiento nº 24002XXX, nº de serie de la NASA 046.

    • Mike Collins llevaba el Speedmaster Calibre 321, Modelo 145.012, Movimiento nº 26552XXX, nº de serie de la NASA 073.

    • Buzz Aldrin llevaba el Speedmaster Calibre 321, Modelo 145.012. No disponemos del número de movimiento, aunque el nº de serie de la NASA podría ser el 043 según algunas fuentes.


    Como hemos dicho, la referencia 145.012 y la 105.012 son básicamente el mismo reloj al que Omega le cambió la referencia al añadir la mención "Professional" en la esfera.

    Alguien podría deducir de lo anterior que el primer reloj en la Luna fue usado por Neil Armstrong...

    Pero ... no, Armstrong no llevaba puesto su Speedmaster en su paseo por la luna. Un instrumento funcionó mal durante el descenso del módulo lunar (LEM) y Armstrong dejó su Speedmaster en el LEM para utilizarlo como sustituto en caso necesario.
    "Nuestro temporizador de la misión estaba averiado, y decidimos que sería mejor dejar un reloj de pulsera en el interior en caso de que el que lleváramos fuera pudiera resultar dañado. Queríamos tener por lo menos un reloj en buenas condiciones de funcionamiento para usarlo como respaldo del temporizador de la misión o para utilizarlo en su lugar en caso de que no pudiéramos ponerlo en marcha otra vez." (Neil Armstrong, en la encuesta técnica oficial "debriefing" tras la misión, 1969.)
    Por lo tanto, el primer reloj que se llevó en la superficie lunar fue el Omega Speedmaster Ref. 145.012 de Aldrin, con el calibre 321. Un reloj que, siendo de la ref. 145.012, debería ya llevar la inscripción "Professional" en su esfera.

    Pero dejemos que el propio Buzz Aldrin nos lo presente:




    (Buzz Aldrin nos "muestra" el Omega Speedmaster que dio el primer paseo Lunar. Foto: nasa.gov)





    Dado que las pruebas de calificación se hicieron en 1965 y la NASA adquirió los relojes antes de 1968, cuando no existía todavía el calibre 861 (1861), curiosamente todos nuestros relojes que llevan la mención "el primer reloj en la Luna" grabado en la tapa de la caja contienen una inexactitud histórica. No consta que ningún Speedmaster con calibre 861 haya estado nunca "oficialmente" en la Luna (a menos que no fuera uno de los "segundos" relojes que los astronautas llevaban). Todos los relojes utilizados para las misiones Apolo fueron adquiridos antes de la introducción de ese calibre, y por lo tanto se puede asegurar que todos ellos llevaban el calibre 321.




    (Tapa trasera de los Speedmaster Ref. 145.022, con el grabado "The First Watch Worn on the Moon", lo cual no sería estrictamente cierto, pues el 145.022 lleva ya el calibre 861 y todos los relojes adquiridos por la NASA para las misiones Apolo llevaban el anterior calibre 321. Foto: speedmaster.mission.net)



    El polifacético artista americano Andy Warhol acuñó en 1968 una frase que se haría célebre... "En el futuro, todo el mundo tendrá sus 15 minutos de gloria". Pues bien, el Omega Speedmaster de los astronautas del programa Apolo también tuvo derecho a sus 15 minutos de gloria. O mejor deberíamos decir en este caso, a sus "14 segundos de gloria".

    El 11 de Abril de 1970, a las 2:13 PM (EST) la tercera misión tripulada de la NASA con destino a la Luna, el Apolo 13, despegaba de Cabo Kennedy. Viajaban en la misión los astronautas James A. Lovell, John L. "Jack" Swigert y Fred W. Haise.





    (La tripulación inicial del Apolo 13, Haise, Lowell y Mattingly, quien fue finalmente sustituido por Swigert, posan ante el Saturno V. En sus muñecas, los Omega Speedmaster de la misión. Foto: nasa.gov)




    Dos días después, el 13 de abril, la tripulación participó en un programa de televisión en directo que duró 49 minutos y que mostraba la comodidad con la que se podía vivir en el espacio. Nueve minutos después de finalizado el programa, transcurridas 55 horas, 52 minutos y 58 segundos de la misión, llegó una orden del control en tierra para Swigert: "13, tenemos una cosa más para ustedes cuando puedan. Nos gustaría que pusieran en marcha los tanques de cryo [oxígeno a ultra-baja temperatura]". Swigert respondió: "Muy bien".

    Aquí empezaron los problemas del Apolo 13. Cuando Swigert terminó la tarea encomendada, el indicador principal de alarma comenzó a parpadear. Las células de combustible que proporcionaban electricidad, agua, oxígeno y luz fallaron, mientras los astronautas se encontraban a 320.000 km de distancia de la Tierra (dos tercios del trayecto a la Luna). La explosión dejó al descubierto un lado del módulo de servicio y una estela de restos.

    La tensión eléctrica en el bus principal B cayó, y la alarma se detuvo después de seis segundos. Aparte de un fallo de los instrumentos, esto sólo podía significar
    que los dos tanques de oxígeno de ultra-baja temperatura habían perdido presión
    y que un panel se había soltado. El flujo de oxígeno a las células de combustible 1 y 3 cayó durante siete segundos y luego fue a cero.

    Cincuenta y cinco horas, 55 minutos y 20 segundos después del lanzamiento, la voz de Swigert se oyó en el control de tierra: "Okay, Houston, we've had a problem here." (Bueno, Houston, hemos tenido un problema por aquí ".

    "Houston, we've had a problem."

    (Swigert y Lovell informando sobre la explosión el 14 de Abril de 1970)



    "Aquí Houston. Repita por favor." Esta vez el capitán Lovell respondió. "Houston, hemos tenido un problema. Hemos tenido un bajo-voltaje en el bus B principal". Haise habló entonces: "Bien. Ahora mismo, Houston, la tensión se ve bien. Tuvimos una explosión bastante grande asociada con la señal de alarma."

    Las palabras "gran explosión " anularon completamente las esperanzas de un fallo del instrumento. Eugene F. Kranz, Director de vuelo en el control de tierra en el momento del accidente, dijo a todos en el centro de control: "Vamos a mantener la calma todo el mundo", y centró su atención en la solución del problema.




    (El director de vuelos Gene Kranz, pieza vital en la resolución del difícil problema del Apolo 13. Foto: wikipedia.org)



    Trece minutos después de la explosión, Lovell observó a través de la ventana de la escotilla que se estaba escapando gas al exterior de la nave, que resultó ser oxígeno, evidencia segura de una catástrofe. Gene Kranz y los ingenieros de vuelo realizaron cálculos de energía y solicitaron a los astronautas pasar al módulo lunar. Los astronautas tuvieron que utilizar el módulo lunar como bote salvavidas. Gene Kranz decidió entonces abortar el objetivo de la misión y traer de vuelta a los tripulantes. El módulo lunar o LEM estaba diseñado para albergar a dos astronautas durante 45 h, pero se necesitaba albergar a tres durante 90 horas.

    Pero el verdadero problema era la energía. Las baterías del módulo lunar no tenían la suficiente capacidad como para proveer la energía necesaria. Una de las tareas principales de los ingenieros fue proveer de energía a ambas naves. Para ello se ahorró energía apagando todos los sistemas eléctricos que no fueran críticos, reduciendo el consumo a un quinto de lo normal e intentando que en el momento de la reentrada de los astronautas a la atmósfera terrestre conservaran como medida de seguridad un 20% de la energía total disponible.




    (Imagen del módulo de servicio del Apolo 13 tomada desde el módulo de mando, tras la separación, en la que se pueden apreciar los daños sufridos tras la explosión.)




    La eliminación del dióxido de carbono fue otro problema importante. Los recipientes que contienen hidróxido de litio, material químico que elimina el dióxido de carbono de la cabina, eran de forma cuadrada en el módulo de comando y redonda (como un queso grande) en el módulo Lunar, de modo que no se podían utilizar o intercambiar entre las naves (con el fin de evitar este problema en otras ocasiones, el sistema fue modificado después de esta misión).

    Teniendo en cuenta que el módulo lunar estaba diseñado para mantener dos personas por dos días y se le estaba requiriendo mantener con vida a tres personas durante cuatro días, la contaminación resultaba un problema. Un día y medio después del incidente, las luces de advertencia del nivel de contaminación por CO2 avisaron que se estaba llegando a niveles peligrosos. Desde tierra, los ingenieros en una reunión brainstorm idearon y explicaron a los astronautas la forma de adaptar dichos recipientes con bolsas de plástico, cartones, cinta adhesiva y demás material que llevaban a bordo.




    (Interior del módulo lunar, que muestra el "buzón de correos" de cartón y plástico que construyeron los astronautas para poder adaptar los dos sistemas de purificación de aire.
    )



    Otro de los problemas críticos era el realizar un encendido de motores en un momento en el que la Luna se interponía entre la Tierra y la nave e impedía las transmisiones de radio. Dicho encendido de motores era necesario para que la nave aumentara su velocidad, saliera de la órbita lunar y enfilara con suficiente velocidad su trayectoria hacia la Tierra.

    Normalmente dicha labor la realiza el módulo de comando cuando ya los astronautas han regresado de su exploración en la superficie lunar. Esta labor era un punto de suma importancia y tenía que ser realizada con extrema exactitud, cualquier fallo provocaría que los tripulantes perdieran la trayectoria correcta y nunca regresaran a la Tierra. Era necesario maniobrar la nave manualmente, haciendo uso de las habilidades del piloto. La clave era medir exactamente el tiempo de ignición que debían dar al motor para ajustar la alineación. En un procedimiento que requiere precisión cronométrica, y no se puede dejar a la intuición humana.

    Para entonces, todos los instrumentos en el módulo lunar se habían apagado para poder ahorrar energía, a excepción de los sistemas de comunicaciones y el mínimo soporte vital. Sin energía para los equipos de navegación del módulo lunar o los temporizadores de la cabina, los astronautas tuvieron que orientar la nave para la ignición de 14 segundos del motor alineando el terminador de la Tierra y el Sol en la ventana del módulo lunar, literalmente volando a ojo.

    En esa situación, se necesitaba exactamente una ignición de motor de 14 segundos. En el momento preciso, Swigert hizo funcionar su cronógrafo Omega Speedmaster y, de acuerdo con sus señales, el capitán Lovell encendió y detuvo los motores justo en el tiempo exacto. El cronometraje del Speedmaster fue preciso.




    (Jack Swigert y el Speedmaster con el que cronometró los 14 segundos más famosos de la historia espacial. Foto: nasa.gov)



    La tripulación amerizó perfectamente en el Océano Pacífico cerca de Samoa, el 17 de abril de 1970 para júbilo del centro espacial y para el mundo. El módulo lunar y el módulo de servicio se desintegraron al ser atrapados por la gravedad terrestre y el intenso calor de la reentrada pocas horas después. El USS Iwo Jima lo recuperó.

    Tras esta hazaña, Omega fue galardonada con el "Silver Snoopy Award", un premio instituido por la NASA para reconocer a sus empleados o contratistas que hayan destacado de forma especial en acontecimientos relacionados con la seguridad del vuelo o con el éxito de las misiones. El premio muestra a Snoopy, el icónico personaje de las tiras cómicas "the Peanuts" creado por Charles M. Schulz.




    (Certificado del "Silver Snoopy Award" otorgado a OMEGA por la NASA el 5 de Octubre de 1970. Están las firmas de los tres astronautas de la misión Apolo 13; Lowell, Swigert y Haise)






    Tras el alunizaje del Apolo 11 y el exitoso papel desempeñado en la crisis del Apolo 13, todas las siguientes misiones Apolo seguirían contando con los Omega Speedmaster entre el material a disposición de los astronautas. En la actualidad, muchos de los astronautas de las misiones Shuttle o de la Estación Espacial Internacional siguen llevando sus Omega Speedmaster.

    No cabe duda de que Omega supo explotar publicitariamente el logro de la llegada del hombre a la Luna, el papel del "Speedmaster" en la crisis del Apolo 13 y el hecho de ser el único reloj homologado por la NASA para todos los vuelos espaciales tripulados. A partir de la homologación y hasta finales de los 1970s, prácticamente centró la promoción de los Speedmaster sobre su éxito en las misiones espaciales.

    Demos un vistazo a los anuncios anteriores a la llegada a la Luna. El mensaje básico es que el reloj que llevan los astronautas en sus misiones espaciales, aún siendo unos super-héroes, es el "mismo" reloj que Vd. puede adquirir y usar aquí, en la Tierra. Aquí tenemos unos ejemplos:







    (Imágenes del catálogo especial del Omega Speedmaster de 1969. Click en las imágenes para verlas a mayor tamaño. Imágenes: old-omegas.com)






    (Anuncio publicado en la revista "Blanco y Negro" del 12 de Julio de 1969. Click en la imagen o aquí para verlo a página completa. Imagen: abc.es)





    (La versión americana del mismo anuncio, publicado en la revista LIFE de Junio de 1967.
    Imagen: Lucien Hamelinck en pbase.com)







    (Anuncio publicado en "La Vanguardia" del día 20 de Julio de 1969, justo el día del alunizaje. Click aquí o en la imagen para verla a página completa. Imagen: lavanguardia.es)




    Una vez alcanzado el hito histórico, la publicidad cambió para saludar a los astronautas loando su éxito y resaltando la presencia del Speedmaster en la Luna con el Apolo 11 y en las otras misiones de la NASA, pero siempre insistiendo en el mismo mensaje... tal vez no pueda usted tener una roca lunar o volar en una nave espacial, pero puede llevar el mismo reloj con el que los astronautas llegaron a la Luna. Es exactamente el mismo reloj, un reloj de serie Omega Speedmaster. Imagínese lo que ese reloj puede hacer por usted, si es el que usan esos súper-héroes para sus arriesgadas misiones.





    (Anuncio publicado en "La Vanguardia Española" del día 22 de Julio de 1969. Se trata de la primera edición del diario después del alunizaje, pues los Lunes no se publicaba. Click aquí o en la imagen para verla a página completa. Imagen: lavanguardia.es)





    (Anuncio a doble página publicado en la revista "Blanco y Negro" el 16 de Agosto de 1969. Click en la imagen o aquí para verlo a página completa. Imagen: abc.es)





    (Anuncio del Omega Speedmaster de 1971. "Omega Speedmaster, el único reloj de la Tierra con billete de cercanías para la Luna." Imagen: old-omegas.com)






    (Este corresponde a 1973. "Hay momentos en los que llevar un Omega es muy tranquilizador". Imagen: old-omegas.com)






    (Anuncio publicado en la edición de Agosto de 1975 de la revista "National Geographic". "Decir que un Omega es el reloj que merece mayor confianza en la Tierra es quedarse un poco corto." Imagen: Lucien Hamelinck en pbase.com)





    ("¿Elegiría la NASA el segundo mejor?". Imagen: )




    (Imagen publicitaria de Omega de 2009, que reproduce el Speedmaster 40º Aniversario junto a la imagen de Kennedy, en su discurso del 12 de Septiembre de 1962 en la Universidad de Rice, en Houston, Foto: omega.ch)




    ---oOo---



    De todas maneras, el camino del Speedmaster en la carrera espacial no estuvo exento de baches. Hubo presión política por parte de la Bulova Watch Company para conseguir desplazar el Speedmaster en favor de un reloj americano (Bulova era a la sazón una compañía americana). Bulova había presionado con éxito a la Casa Blanca para obligar a la NASA a que cumpliera con las regulaciones de la "Buy American Act", que prevé que el Gobierno y sus oficinas dependientes, cuando sea posible, deberá comprar a proveedores americanos. En realidad, Bulova no disponía de un cronógrafo en la época en que se realizaron las primeras homologaciones (1964-1965), pero parece que realizaron cierta presión en la NASA para que adquiriera sus productos.




    (El Bulova Astronaut. Foto: yorktime.com)




    A medida que el programa Apolo iba llegando a su fin, con el Apolo 17 programado para ser lanzado en Diciembre de 1972 y se estaba ya hablando de las futuras misiones del Skylab y los Shuttle, la presión de Bulova iba en aumento con el fin de poder asegurarse por lo menos que sus productos estarían en la última misión Lunar. La respuesta de la NASA era clara; si los relojes Omega funcionaban y funcionaban bien no había ninguna razón para cambiarlos por otro reloj y añadir un nuevo elemento de incertidumbre en la misión.

    El Presidente de Bulova, el General Omar Bradley, decidió cambiar de estrategia y en lugar de presionar a la NASA lo hizo directamente al Gobierno Federal y a la Cámara de Representantes. Consiguió de la cámara una resolución que se cuestionaba por qué el programa espacial, pagado por los contribuyentes americanos, no utilizaba un reloj americano.

    A fin de cumplir con la "Buy American Act", Omega hizo que la carcasa de acero inoxidable para los Speedmaster Professional se fabricara en Luddington, Michigan, por la Starr Watch Case Company. Los cristales se enviarían desde Suiza a la Starr Watch, donde serían instalados. A continuación, la caja completa con su cristal se mandaría a la Hamilton Watch Company en Lancaster, Pennsylvania, para inspección y pruebas. Finalmente, las cajas con sus cristales se enviarían luego a Suiza, donde se instalarían los movimientos y el reloj completo se sometería a la inspección final y pruebas ambientales.

    El entonces administrador de la NASA, James C. Fletcher, decidió finalmente que si Bulova presentaba un cronógrafo que pudiera ser homologado por la NASA, sería el usado en la última misión.




    (El Dr. James C. Fletcher, Administrador de la NASA de 27-4-1971 al 1-5-1977, y del 12-05-1986 al 8-04-1989. Foto: nasa.gov)



    En Agosto de 1972, un total de dieciséis compañías relojeras fueron notificadas por la NASA de que se estaba planeando el establecimiento de una lista de productos calificados para futuros relojes de los astronautas. Según recoge Jean-Michel en este post del forum watchuseek y en su fantástica página web speedmaster-mission.net, las dieciséis compañías eran: Breitling, Bulova, Elmore, Elgin, Forbes, Girard-Perregaux, Gruen, Hamilton, Heuer, LeJour, Longines-Wittnauer, Omega, Rolex, Seiko y Zodiac. Según Omega, el Speedmaster que se presentó a estas nuevas evaluaciones era el modelo 145.022. Era por tanto un Speedmaster con el nuevo calibre 861.



    (Omega Speedmaster Ref. 145.022 con calibre 861 como el presentado por Omega a las pruebas de evaluación de la NASA de 1972. Foto: watchuseek.com)




    Los relojes que pasaran las pruebas serían inscritos en la lista de productos calificados o "Qualified Product List" (CVP). La colocación en la lista significaba sólo que los productos eran reconocidos como de calidad suficiente para satisfacer las condiciones requeridas por las especificaciones de la NASA. Este es el reconocimiento de Bulova quería.

    Finalmente, los productos de Bulova iban a someterse a las pruebas de evaluación de la NASA. Las pruebas eran las ya conocidas de la "tortura"; es decir, alta y baja temperatura, vacío, humedad, atmósfera de oxígeno, aceleración, vibración... Básicamente las mismas pruebas que el Speedmaster sufrió en el pasado.

    Durante la prueba de humedad, el reloj Bulova se paró tres veces, y se detuvo de nuevo durante la prueba de aceleración. De acuerdo con los criterios, se concluyó que el cronógrafo Bulova no era apropiado para la misión Apolo 17. Dale Myers, Administrador Asociado para Vuelos Espaciales Tripulados (MSC), dio la palabra final sobre el tema: "Los cronógrafos especiales Bulova comprados por el MSC para su posible aplicación en las misiones del Apolo 17 y el Skylab, han fallado en las pruebas de cualificación, tanto en la humedad como en la aceleración. He dado instrucciones al Centro de Vuelos Tripulados para no adoptar nuevas medidas con respecto a las pruebas o los cronógrafos de otras empresas. Considero la cuestión del reloj Bulova como cerrada". El Apolo 17 fue lanzado el 7 de diciembre de 1972, con el Omega Speedmaster atado con velcro en los brazos de los astronautas, y regresó a la tierra el 19 de Diciembre.




    (El comandante del Apolo 17, Gene Cernan, con el vehículo Lunar Rover. En su brazo izquierdo, el Omega Speedmaster. Foto: nasa.gov)




    Bien. . . en política, ningún problema está cerrado para siempre. En 1978, Bulova atacaba de nuevo, esta vez involucrando al senador Jacob K. Javits de Nueva York, quien persuadió a la NASA para volver a abrir un concurso para elegir un reloj oficial para los astronautas. (En este momento, por cierto, los cosmonautas rusos también llevaban Speedmasters; durante la misión del Apolo-Soyuz en 1975, ambas tripulaciones de vuelo llevaban Speedmaster). El proceso de recertificación se llevó a cabo una vez más.




    (El astronauta Thomas P. Stafford y el cosmonauta Aleksei A. Leonov en el módulo que comunicaba el Apollo Docking Module al Soyuz Orbital Module. Ambos llevan sus Speedmaster. Foto: nasa.gov)




    En septiembre de 1978, los cronógrafos que desearan ser considerados para el programa del transbordador espacial Shuttle fueron llamados a una nueva ronda de pruebas de evaluación para comprobar su comportamiento en las condiciones de los vuelos espaciales.

    Las pruebas eran básicamente nuestras viejas conocidas "torturas" a las que se añadió una pulverización con niebla de sal. Esta vez, las evaluaciones serían realizadas por dos laboratorios independientes; uno en Suiza, el Observatorio de Neuchâtel y el LSRH y el otro en los EEUU, los laboratorios de ensayo acreditados de Chatsworth, en California

    Omega presentó 3 modelos diferentes de relojes para las pruebas: el Speedmaster Professional (cal. 861), el Speedmaster "125" (cal. 1041, automático) y el Speedsonic (cal. de diapasón 1255)




    (El Speedmaster 125, automático, lanzado por Omega para celebrar su 125 aniversario. Foto: old-omegas.com)




    (El Omega Speedsonic, electrónico con calibre de diapasón. Foto: chronocentric.com)




    El equipo de evaluación técnica informó que, de los cronógrafos presentados por Bulova para las pruebas, ninguno de ellos fue expuesto a todas las pruebas ambientales. Además, uno de los relojes falló en la prueba de la pulverización de neblina de sal y los 3 relojes expuestos a las pruebas de vacío fracasaron. En consecuencia, se determinó que los cronógrafos Bulova no cumplían con los requisitos ambientales especificados.

    Una vez más, el cronógrafo Omega Speedmaster Professional fue superior a los otros cronógrafos evaluados. El Speedmaster Professional cunplió todos los requisitos ambientales, obtuvo la puntuación técnica más alta, y se ofreció al precio más bajo. Por lo tanto, el Omega fue aceptado de nuevo para su adquisición. El reloj fue ofrecido a la NASA al precio de 0,01 dólares por reloj. La NASA compró una serie de 56 relojes después de las pruebas.

    En abril de 1981, la primera misión de transbordador espacial (STS-1), se lanzó con el comandante John Young llevando el Speedmaster Professional.




    (Lanzamiento del primer vuelo de la misión Shuttle, el 12 de Abril de 1981. A bordo, los astromautas John Young and Bob Crippen... y los Omega Speedmaster de ambos. Foto: nasa.gov)




    Ahora que los vuelos de los transbordadores han entrado en funcionamiento, ya no hay requisitos por parte de la NASA para los relojes específicos que serán usados durante las misiones espaciales. Con la excepción de la actividad extravehicular, los astronautas están confinados en el entorno presurizado de la lanzadera. No obstante, el Speedmaster sigue siendo utilizado por muchos de los astronautas de la lanzadera o de la Estación Espacial Internacional (ISS).




    (Este astronauta del Programa Shuttle lleva dos Speedmaster X-33's, uno con brazalete de titanio y el otro con una correa negra de kevlar; cada uno de ellos marca una hora distinta, la de Houston, la GMT o incluso la de su casa. Las distintas correas son probablemente para direrenciar los dos relojes de un vistazo en caso de quitárselos. Foto: expeditionexchange.com)





    Para la pequeña historia, y los coleccionistas empedernidos, el Speedmaster ha conocido no menos de 250 referencias distintas durante sus más de 50 años de vida... a lo que hay que añadir un incontable númeo de ediciones limitadas, especiales o conmemorativas. Pero de esas ediciones limitadas o conmemorativas y de la evolución que siguió el Speedmaster a partir de la llegada del hombre a la Luna en nuestro año de 1969, hablaremos más adelante en otros episodios de esta serie.


    ---oOo---



    Y... ¿qué fue de los relojes de los astronautas? ¿Dónde se encuentran actualmente los Speedmasters que llevaban los tres miembros de la expedición Apolo 11?

    Bien... los de Armstrong y Collins están en el Museo del Aire y Espacio (National Air and Space Museum, Smithsonian Institution) de Washington, DC.




    (Los Speedmaster de Armstrong y Collins, expuestos en el National Air and Space Museum, Smithsonian Institution, de Washington, DC. Foto: expeditionexchange.com)



    ¿Y el de Aldrin?... ¿Dónde está el primer Speedmaster que pisó la Luna? Pues, lamentablemente... el de Aldrin se perdió en 1971.

    La NASA tenía por costumbre obsequiar los relojes utilizados en las misiones a los propios astronautas, una vez finalizadas. Estos, posteriormente, los cedían temporal o definitivamente a Museos e Instituciones nacionales o locales, o simplemente los conservaban. En este enlace de la NASA podemos ver en qué lugar se encuentra actualmente algunos de estos relojes.




    (Los Speedmaster de Schirra (arriba), Strafford (centro) y Gordon (abajo). Foto: rolexforums.com)




    A partir del "incidente Aldrin", la NASA cambió su política y obligó a los astronautas a que devolvieran los relojes y otros objetos. Desde ese momento, los relojes eran propiedad del Gobierno de los EEUU. Pero dejemos que el propio Aldrin nos cuente la historia del "incidente".

    En su autobiografía "Return to Earth", publicada en 1973, Buzz Aldrin escribe:
    "Mientras estaba preparando una mudanza de casa, decidí ofrecer una serie de cosas para el Smithsonian. Incluí en la lista varios objetos que llevé a la Luna y algunos de los regalos que recibí en la gira mundial . El Instituto aceptó rápidamente. También incluí el reloj Omega que llevaba en el paseo por la superficie de la Luna. Era el único reloj que estuvo fuera del módulo en aquel viaje, porque un mal funcionamiento del temporizador en el Módulo Lunar había impulsado a Neil a dejar su reloj en el Módulo. La NASA contrató una empresa especializada que se ocupó de inventariar, embalar y enviar la colección a Washington.

    Los relojes que se utilizaron en el espacio eran Omegas ordinarios adquiridos en el comercio, que fueron entregados a las diversas tripulaciones varios meses antes del vuelo y, por tradición, se los quedaban los astronautas una vez finalizada la misión. El Smithsonian habían expresado su interés en exponer mi reloj, porque es único, y acepté gustosamente.

    Cuando llegaron los paquetes al Smithsonian, el reloj y varias medallas no aparecieron. La NASA puso en marcha rápidamente una investigación de seguridad, pero no pudo dar con ninguna pista. La Oficina de Contabilidad del Gobierno (GAO) se enteró de la investigación, y en lo que en mi opinión fue una decisión de mentes estrechas, ordenó que todos los relojes se devolvieran a la NASA. Cuando nos enteramos, supusimos que la NASA diría a esa gente del GAO que se ocuparan de sus propios asuntos. Sorprendentemente, la NASA quiso evitar cualquier confrontación y estuvo de acuerdo con la GAO.

    El asunto probablemente nunca se habría convertido en un problema si yo no hubiera decidido dejar al Smithsonian que expusiera mi reloj, y me sentí mal por los otros astronautas, casi todos los cuales se quejaron amargamente. Yo, mientras tanto, comencé a llenar formularios especiales sobre la pérdida de mi reloj... y seguí llenando un formulario tras otro durante todo el año siguiente, hasta que el asunto se abandonó. "
    Periódicamente, al estilo del monstruo del Lago Ness que cada verano asomaba por las páginas de la prensa, aparece algún ciudadano diciendo que tiene el Speedmaster de Aldrin y, contando la historia más inverosímil para justificar su propiedad, solicita una autentificación. Si no se lo autentifican, demanda a los EEUU, a la NASA, al Smithsonian y al bueno de Buzz Aldrin. Por si tienen curiosidad, en este enlace podrán ver el texto completo de la demanda presentada por el ciudadano Stephen A. Morely en 2003 ante el Tribunal de San Diego. Su demanda fue desestimada.

    Quién sabe... tal vez usted querido lector, que compró hace algunos años en una subasta de eBay un Omega Speedmaster vintage de mediados de los 1960s Ref. 145.012 con calibre 321, es el actual propietario del primer Speedmaster que se paseó por la superficie lunar. El Speedy perdido de Buzz Aldrin. Mire a ver si tiene grabado el 043 por algún lado.


    ---oOo---


    Vamos a cerrar ya esta segunda parte del episodio de 1969, pero me permitirán que les deje de nuevo con una canción. Al final de la primera parte pudimos escuchar la versión que Julie London grabó a principios de los 1960s del tema que da título a este episodio, el "Fly me to the moon", de Bart Howard.

    Al Bishop, un ingeniero de la NASA, tuvo la idea de grabar una serie de canciones alusivas al espacio y a la Luna, como "Going Back to Houston", "Blue Moon" o "Moonlight Serenade", en una cinta de cassette que entregó a los astronautas de la misión Apolo 10 para que pudieran entretenerse en los pocos momentos libres que tuvieran en la nave. Las mismas canciones se grabarían de nuevo en otra cinta de cassette para la misión Apolo 11.





    (Anverso y reverso de la placa conmemorativa con la cinta de casette original que los astronautas del Apolo X dedicaron al ingeniero de la NASA Al Bishop, que les preparó la cinta con la música que llevaron en su misión, en recuerdo de gratitud por haberles provisto con algo de entretenimiento para las horas pasadas en la nave. Fotos: apollotribute2.blogspot.com)



    Una de las canciones que estaba incluida en esas cintas de cassette era la versión más conocida de nuestro tema "Fly Me to the Moon". Se trata de la interpretada por Frank Sinatra con arreglos orquestrales de Quincy Jones, e incluida en su álbum "It Might as Well Be Swing", publicado en 1964, que es con la que les dejaré para despedir este segundo capítulo. De alguna manera, la canción viajó también a la Luna con los astronautas del Apolo 11, de modo que podemos decir que esta canción, literalmente, les llevó a la Luna.

    Dejaremos para el próximo y último capítulo de este episodio de 1969, si me lo permiten, mi versión favorita.




    Nos queda todavía un último capítulo para terminar este episodio de 1969, en el que, entre otras muchas cosas, recorreremos los acontecimientos más sobresalientes del Otoño e Invierno de ese año; veremos un gol que hizo historia, conoceremos otro triste episodio de la Guerra de Vietnam y la cara oscura de un laureado General norteamericano, asistiremos a una demostración de "fair-play" en el deporte y viviremos la última gran carrera relojera de 1969.

    Muchas gracias por su atención, y hasta el tercer y útimo capítulo del episodio de 1969 de nuestra serie "Aquellos maravillosos años".

    Mickelson
    Febrero 2010




    __________________________________________________ __________

    Fuentes (episodio completo de 1969):

    www.wikipedia.org
    www.answers.com
    www.jfklibrary.org
    www.historyplace.com/speeches/jfk-space.htm
    www.spaceflighthistory.com
    www.spacefacts.de
    www.time.com
    www.clarin.com
    www.elmundo.es
    www.elpais.es
    www.abc.es
    www.lavanguardia.es
    www.nasa.gov
    www.noticiasdot.com
    www.allmusic.com
    www.apolloarchive.com
    www.timezone.com
    www.watchprosite.com
    www.onthedash.com
    www.zenith-watches.com
    www.tagheuer.com
    watchismo.blogspot.com
    www.monochrome.nl
    history.nasa.gov/alsj/omega.html
    www.expeditionexchange.com
    science.ksc.nasa.gov
    www.collectspace.com
    www.omegawatches.com
    www.omega-addict.com
    www.pmwf.com
    www.watchuseek.com
    www.smithsonian.org/centerpieces
    www.electric-watches.co.uk
    www.ieeeghn.org
    www.watchtime.com
    www.woodstock.com
    www.woodstockstory.com
    www.worldtempus.com
    home.no/tustning/ur1.htm
    www.speedmaster-mission.net
    sterileeye.com
    www.hasselblad.com
    www.explainthatstuff.com
    monsite.wanadoo.fr/zenithelprimero
    watches.zsebehazy.com
    www.omega4u.net

    "Historia de la España franquista", de Max Gallo. Editorial Ruedo Ibérico.
    "A Journey in Time. The Remarkable Story of Seiko", Ed. Seiko Watch Corp.

    "Lancette & Co., un secolo di orologi da polso", de Marco Strazzi
    "A Time Capsule", de
    Kesaharu Imai, editado porWorld Photo Press.
    "The Master of Omega", de Alberto Isnardi. Edizioni GTime.




    Disclaimer:

    La dimensión que ha adquirido internet hace cada vez más difícil y, en ocasiones imposible, determinar quién es el autor de determinada ilustración, fotografía o información extraída de la red. Ello es debido al hecho de que la misma información puede encontrarse, bajo distintas formas, en múltiples lugares. Aunque en la realización del presente trabajo se ha procurado en todo momento indicar la fuente o procedencia de las mismas, o acreditarlas en el apartado de créditos correspondiente, no siempre ha sido posible o puede haberse omitido de forma involuntaria. En cualquier caso, se reconoce expresamente la propiedad de las informaciones, ilustraciones y vídeos que acompañan al presente trabajo a sus respectivos legítimos titulares.
    Aunque este trabajo tiene un carácter estrictamente divulgativo, dichas informaciones, fotografías o vídeos serán retirados del mismo al primer requerimiento de sus legítimos propietarios.
    Se autoriza la reproducción del contenido del presente trabajo para cualquier fin divulgativo y no comercial, con la mera condición de que se cite su procedencia: www.relojes-especiales.com.


    __________________________________________________ ___


    Episodios disponibles de la serie "Aquellos Maravillosos Años":

    1953 - Up to the top of the world...
    1969 (I) - Fly me to the moon...

    1969 (II) - Fly me to the moon...


    Última edición por Mickelson; 17-feb-2010 a las 22:04 Razón: Corrección entrecomillado.
    “There are those who look at things the way they are, and ask why... I dream of things that never were, and ask why not?” (Robert F. Kennedy)