Muy bonito pero excesivo, como algunas cosas que hace Breitling. Y mira que me gusta...