Slim d’Hermès, un ejercicio de estilo

0

Con la potencia que caracteriza a las grandes Maisons, Hermès vuelve a impresionarnos con la presentación de su colección Slim d’Hermès. Si el año pasado nos mostraba (o, más bien, escondía) su Dressage L’Heure Masquèe con un mecanismo desarrollado por Agenhor, en 2015 se viste de auténtica manufactura con un calibre gestado y nacido en la Vaucher Manufacture Fleurier, en la que Hermès participa accionarialmente.

Slim d'hermes calendario perpetuoPero aun siendo importante el tema del calibre, y como no podía ser de otra forma en esta marca, lo más llamativo del Slim d’Hermès está a la vista: un ejercicio estético sin igual que personalmente me pone al borde del mal de Stendhal. El trabajo de Philippe Delhotal, director creativo de la Maison, es sencillamente sublime, por no hablar de la elección del grafista Philippe Apeloig. Un acierto en todos los sentidos.

La colección Slim d’Hermès se reparte en dos grupos principales: los mecánicos en caja de 39,5mm de diámetro y los cuarzos –suizos- en cajas femeninas más pequeñas (32 y 25 mm respectivamente), aunque desde luego nada impide a las señoras utilizar los diámetros más grandes, igualmente elegantes incluso para vestir. Cajas de acero o de oro, con o sin diamantes (Top Wesselton VVS), esferas plateadas lisas o guillocheadas en el perímetro… pero todas mostrando la exquisita tipografía Slim creada por Apeloig.

Movimiento slim h1850 de hermesVolviendo al movimiento mecánico, se trata del calibre H1950 dotado de microrrotor para la carga automática, lo que le permite reducir su grosor hasta unos increíbles 2,6mm en el caso del Slim de tres agujas o sólo hora y 4mm en total para el calendario perpetuo añadiendo el módulo (1,4mm) desarrollado expresamente para él por parte de –otra vez- Agenhor. Completamente decorado con lo que podríamos llamar “Côtes d’Hermès” (a pesar de que no son bandas sino letras H), los cantos de sus puentes están biselados a mano en el más puro estilo de la tradición relojera y es visible a través del fondo de zafiro transparente de la caja. Las fases de luna se representan en nácar natural blanco sobre un cielo de cristal de aventurina en el caso del módulo perpetuo que, por cierto, también presenta la función GMT o segundo huso horario a las seis horas e indicador de día/noche.

Mención aparte merecen las correas realizadas en aligátor o becerro Barenia por la propia Hermès, donde una vez más se pone de manifiesto la gran experiencia y saber hacer acumulados por la Maison en sus ahora 178 años de historia.

www.hermes.com

About Author

Anton Vallverdú

Fundador, administrador y editor de Relojes Especiales. Le encanta lo que hace y se plantea como objetivo la difusión de la relojería mecánica.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR