Review de una correa: Everest Bands

0

Hace unos días me contactaron desde Everest Bands para preguntarme si me interesaría que me mandaran una review de sus correas para poner en el foro. Yo ya conocía sus correas de caucho por lo mucho que se había hablado de ellas en su momento y porque habían sido un éxito de crowfunding cuando se presentaron en Kickstarter. El concepto era relativamente sencillo: hacer unas correas para y a la altura de Rolex.

Mi respuesta fue bastante rápida: ¿y por qué no me mandáis una correa de estas y ya hago yo la review? La suya no lo fue menos: en dos días tenía la correa en Barcelona, y eso que salía desde Sant Luis, Missouri. El color corporativo y hasta el logo recuerda a la marca de la coronita, pero lo hace -creo- con sutileza.

Sobres verdes para la corona

Actualmente su catálogo ha crecido y además de accesorios ofrecen también correas de piel. Pudiendo  elegir, me decidí por la de caucho negro, que es para mí la esencia del concepto original. El envío llegó acompañado de un set de herramientas para cambio de correas que, no estando incluido en el precio de la correa, me ha resultado útil a la hora de una operación no siempre fluida con endlinks sólidos como son los del 116710BLNR.

Contenido de los sobres

Cada ítem viene en su propio sobre verde que contiene, además de la correa (o las herramientas) una cantidad considerable de información, desde la garantía hasta las instrucciones tanto de montaje (te remiten a la web) como -si fuera el caso- de devolución. Por una vez han tenido en cuenta el español y estas últimas también vienen en este idioma. A ver si cunde el ejemplo. También hay un tarjetón-folleto con fotos de correas que en mi opinión se podrían haber ahorrado desde el momento en que la compra es vía web, pero supongo que el departamento de marketing ya habrá tenido eso en cuenta.

Documentación

Yendo a lo más importante, todos los ítems vienen en un estuche de protección fabricado en plástico semitransparente con dos cierres. La calidad percibida es alta desde antes de abrirlo, y la buena noticia es que la sensación se mantiene una vez tocas el producto: el caucho tiene un tacto “fresco”, flexible sin ser blando y luminoso sin resultar brillante. Viene acompañado de dos pasadores tipo Rolex, esto es, gruesos y por ello con aspecto de resistentes.

everest-5

everest-6

Una de las preocupaciones de todo buen maniático de las correas es el famoso hueco que queda entre la correa recta y la caja del reloj, y este sería el segundo punto fuerte de esta correa: su final curvado pero sobre todo alomado hace que enrase perfectamente en la caja como si se tratara de un end link. Por otra parte, la hebilla –incluida- presenta un matizado muy similar al de la caja.

Finales curvados

Hebilla pulida

Los futuros siameses en la mesa de operaciones. Admito que ponerse a manipular un brazalete de Rolex da cierto respeto, sobre todo porque las piezas vienen tan bien ajustadas que uno tiene la sensación de que va a marcarlo sí o sí. Y parecería que en Everest piensan igual, porque su tarjeta sugiere que pongamos este trabajo en manos de un profesional.

En la mesa de operaciones

Instrucciones

Aun así, si te decides a hacerlo por tu cuenta al menos usa las herramientas adecuadas. La casa vende un set que desde mi punto de vista es excesivo. Igualmente bien presentado, contiene un destornillador y una herramienta para sacar y poner pasadores con dos extremos bien diferentes, y si bien esta última se demuestra bien útil  lo cierto es que no usé el destornillador para nada.

Herramientas

Hincando el diente

La operación me sirve para comprobar que el número de serie del reloj ya no va más en el espacio entre las asas. Quiero decir que sabía que ese número está ahora en el anillo interior de la caja, pero que ahora sé que dicho número no se escribe dos veces.

Sin números

A la izquierda, el pasador original de Rolex. A la derecha, el de Everest. Son casi iguales.

Pasadores gemelos

Gracias a la flexibilidad del material, la operación de colocación de la correa de caucho es muchísimo más sencilla que la extracción del brazalete. Aquí se aprecia la ayuda del lado grueso de la herramienta de pasadores porque sirve para reubicar el caucho en el caso de que no haya entrado a la primera.

Rolex y everest

Podemos guardar el brazalete o armis en la misma bolsa que trajo la correa, con la sensación de que estará bien protegido.

Armis protegido

Y el resultado. Uno se puede preguntar para qué puede querer instalar una correa de caucho en un reloj al que sólo le queda bien su propio brazalete, y yo he encontrado la respuesta en el eslabón central pulido a espejo. Sin poner en duda todas las mejoras que la serie cerámica ha traído a la colección deportiva de Rolex y especialmente en el brazalete, siempre he tenido la sensación de que ese toque pulido a espejo lo hacía menos deportivo, más delicado pero sobre todo más llamativo.

Rolex y Everest

Rolex y Everest

Rolex y Everest

Después de un par de días usándola puedo afirmar que es una correa muy cómoda en todos los sentidos, con el equilibrio flexibilidad-rigidez perfectamente resuelto y que sorprendentemente no me ha dado la sensación de calor añadida a la que estamos pasando estos días por aquí (alrededor de 28-30ºC). Por otra parte, aleja a las barracudas… no, en serio: llevar una correa negra en lugar de un brazalete brillante hace que uno se sienta menos observado al ir por lugares públicos.

Rolex y Everest

No es una correa barata como tal (225 USD,  poco más de 200 eur) pero desde mi punto de vista es la única correa de caucho que puede quedar bien en un Rolex: unos acabados perfectos, a la altura del reloj que va a vestir, y una calidad que –sin poderlo asegurar por falta de tiempo con ella- se percibe igualmente alta. Si tenemos en cuenta que el propietario de un Rolex ya no se asusta fácilmente de según qué precios, la Everest es un experimento que se puede permitir.

Como crítica constructiva creo que, dado precisamente el precio de la pieza, la herramienta de extracción-colocación de pasadores debería venir como complemento y no cobrarse aparte (37,50 USD, casi 34 eur, aunque como dije antes podrían ahorrarse el destornillador).

www.everestbands.com

Y tú ¿qué opinas?

About Author

Anton Vallverdú

Fundador, administrador y editor de Relojes Especiales. Le encanta lo que hace y se plantea como objetivo la difusión de la relojería mecánica.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR