Los orígenes de Relojes Especiales

0

En el ahora lejano año 1998 tuve mi primer contacto con Internet. Siempre me habían interesado -aunque de una manera vaga, difusa- los relojes, y esa nueva ventana me abría literalmente un mundo de posibilidades. A finales de 2001 encontré un foro (el único que existía en ese momento) donde se hablaba de ellos, y poco a poco me fui integrando an su comunidad. No éramos muchos, pero nos conocíamos casi todos.

La primera portada del primer portalEn 2003, mientras buscaba el ‘santo grial’ relojero (esto es: bueno, interesante y a precio ajustado) descubrí la marca Sinn, que en ese momento sólo se vendía en algunos puntos de Alemania o por internet. Tanto me entusiasmó que le construí una página recopilando y traduciendo todo lo que pillaba en la red, desde revisiones hasta artículos y entrevistas pasando, cómo no, por enlaces que hablaran de la marca en cualquier idioma. La llamé “Relojes Especiales“, ya que el eslogan o ‘motto’ de Sinn es “SpezialUhren“.

Pero tuve la fatal idea de creer que de algún modo ese foro que me había acogido era también un poco mío, y cuando su administrador -sin avisar- prácticamente lo cedió a terceras personas que sólo estaban interesados en desviar tráfico hacia su web, lo defendí con una vehemencia digna de mejor empeño, lo que finalmente me llevó a un enfrentamiento directo con el ahora dubitativo administrador (que a raiz de la polémica había vuelto a recuperar el control) y a la expulsión del foro. Era el 23 de Septiembre de 2003.

El último pantallazo del antiguo foroQuedé bastante tocado, pero a instancias de los “cuatro gatos” que a veces se rememoran me instalé en Melodysoft, un soporte esponsorizado para foros, y el 15 de Octubre de ese mismo año abrí (me da no sé qué la expresión “crear”) un foro que se iba a llamar igual que la página que ya tenía. Inicialmente dedicado a Sinn, poco a poco -como suele ocurrir siempre- fue derivando a los relojes de pulsera en general, y fue gracias a ese núcleo primigenio que echó a andar.

Quiero aquí hacer mención especial a Jesús FdeG, quien no sólo fue el primero que me animó a empezar esta aventura sino que con su acertada moderación contribuyó decisivamente al asentamiento de lo que hoy es Relojes Especiales. ¡Gracias, amigo!

Al cabo de dos años el foro había crecido tanto en participantes y secciones que se nos había quedado corto en prestaciones. Con la inestimable ayuda de Marc (Ronin) estuve valorando las posibilidades gratuitas que ofrecía la red, llegando a la conclusión de que si queríamos un servicio de primera había que pagarlo. vBulletin resultó ser el mejor software de foros disponible, y después de comprarlo había que alojarlo en algún sitio por no hablar de la instalación… cuántas novedades. Una vez más, aquí fue primordial la participación de los usuarios de RE: después de considerar -y desestimar- una colecta general, fueron contactados los foreros que a la vez eran profesionales del sector para sondear una posible esponsorización/financiación. Me siento orgulloso de decir que todos y cada uno respondieron afirmativamente, hasta el punto que a día de hoy la práctica totalidad siguen con nosotros.

El primer formato de RE en vBulletinAsí pues, el 16 de Octubre de 2005 arrancó el foro en el formato actual. Al principio hubo un alud de mensajes quejándose de la complejidad de manejo de las opciones a disposición de los usuarios: por hacer un símil, era como si dieras un ordenador a alguien acostumbrado a manejar una máquina de escribir mecánica… Como siempre ocurre en estas cosas, en cuestión de -muy poco- tiempo los reticentes se dieron cuenta de la mejora que significaba el nuevo formato. Después de tres años, y con incorporaciones a diario, vamos un ritmo de más de mil (!) mensajes por día, lo que nos ha obligado a ir creando (vaya, lo dije) los distintos apartados de los que ahora se compone Relojes Especiales. Obviamente, uno de los de mayor éxito es el foro de compraventa, donde la mayoría entra sin ninguna intención concreta y donde muchos acaban cayendo en la tentación o encontrando de ocasión aquella pieza que nunca osaron comprar nueva en la relojería. Las demás áreas han ido apareciendo a medida que se detectaban necesidades o sencillamente eran reclamadas por determinados grupos de usuarios.

Y así seguimos, en plena evolución. Como decía el poeta, el destino no está al final del viaje: es el viaje mismo.

About Author

Anton Vallverdú

Fundador, administrador y editor de Relojes Especiales. Le encanta lo que hace y se plantea como objetivo la difusión de la relojería mecánica.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR