Resultados 1 al 6 de 6

Hilo: Tag Heuer Grand Carrera C.36 RS2 Caliper - Premios RE al Reloj del Año 2009

  1. #1
    Fecha de ingreso
    15-Nov-2009
    Mensajes
    2
    "Me gusta"

    Predeterminado Tag Heuer Grand Carrera C.36 RS2 Caliper




    TAG HEUER GRAND CARRERA CALIBRE 36 RS2 CALIPER

    Presentado e Baselworld 2008 como el TAG Heuer Concept Watch del año, el Grand Carrera Calibre 36 RS Caliper Chronograph, fascinó a los coleccionistas de todo el mundo. Innovación, vanguardia, tecnología y un diseño de infarto. El resultado...



    Antes de profundizar en el Caliper RS2, repasemos juntos el ADN de TAG Heuer, que desde sus inicios ha evolucionado a traves de un camino que le ha conducido finalmente al Grand Carrera Calibre 36 RS Caliper...

    Edouard Heuer, El Fundador



    En 1854, dejó su pueblo natal junto a Bienne el hijo de maestro zapatero de Brügg para alcanzar la región del Jura. Y la gloria.
    Edouard Heuer acababa de cumplir 14 años cuando llego al valle de Saint-Imier, sin ideas preconcebidas, sólo para aprender simplemente un oficio con porvenir. La población del Jurá de tradición relojera donde se instaló tenía entonces 5000 habitantes, de los que muchos eran refugiados políticos que habían huido de Nauchâtel después del levantamiento republicano de 1831.

    Por la facilidad que los buenos artesanos encontraban trabajo en la zona se duplicó la población en espacio de dos décadas. La industria que en aquel entonces estaba cambiando radicalmente requería más y más intrumentos de medición de excelente precisión...



    Valle de Saint-Imier



    FRACCIONES DE SEGUNDO

    El tiempo dividido

    El tiempo es un concepto filosófico que el hombre debatirá hata el fin de los tiempos, pero que tuvo que concretar para ordenar sus actividades. Las sociedades se han regulado siguiendo el ritmo de las estaciones, las fases de la luna, la alternancia del día y de la noche. Luego, con más dificultades, se dividió el tiempo en años, meses, semanas y días. Los verdaderos problemas surgirán con la necesidad de mayor precisión. ¡Un auténtico rompecabezas! ...



    Hasta finales de la Edad Media, Europa y el Oriente Próximo poseían cuatro sistemas diferentes para contar las horas. El día empieza a medianoche o a mediodía; cuenta veinticuato horas o se divide en dos veces doce horas; la duración de tales horas varía entre la salida y la puesta del sol...

    En el siglo XIV, finalmente, gracias a la aparación del reloj mecánico de engranajes, se fragmentará la "jornada burguesa" en 24 horas, durando cada hora 60 minutos: división fundada en el sistema sexagesimal inventado por los Babilonios ("diminutiva pars", y de ahí la expresión "minuto"). Habrá que esperar al siglo XVI para empezar a contar los segundos (de "secunda diminutiva pars").



    Reloj de agua Babilonio


    Por su parte, los relojes sólo dispondrán de segundero unos dos siglos más tarde. Y cuando Edouard Heuer crea su primera fábrica relojera, a mediados del siglo XIX, la noción de tiempo ya no es la misma.

    En la vida diaria, nadie cuenta todavía en segundos, pero la industria y los ferrocarriles empiezan a exigir mayor precisión. Los científicos reclaman el dominio de unidades de tiempo aún más pequeñas. Rápidamente, el deporte de competición quiere instrumenteos prácticos, rápidos y fiables, ya que las marcas de los atletas se hacen tan cercanas unas a otras que los segundos ya no son suficientes para distinguirlas. Hay que fragmentar aún más. Ya existen maquinarias corrientes dotadas con un balancín cuya frecuencia varía. Para 14.000 alternancias por hora, el segundero progresa de cuarto en cuarto; para 18.000 alternancias, los segundos se dividen en quintas partes.


    Hasta una décima y menos

    En el nuevo estadio de Atenas, son más de 60.000 los espectadores que aclaman al norteamericano Thomas Burke cuando gana los 100 metros de los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna. Según el cronometraje de 1896, solo un quinto de segundo lo separa de su delfín, el Aleman Fritz Hofmann, y precede de dos quintos de segundo al Húngaro Alajos Szolcolyi. Para todos los especialistas queda claro que la precisión del cronometraje es insuficiente.







    Juegos Olímpicos, Atenas 1896


    El deporte no es la única ilustración de esta aceleración de ritmos, humanos o mecánicos. En los motores de combustión perfeccionados, hay un número importante de procesos que se activan en una fracción de segundo. Los estudios balísticos progresan , las investigaciones de la aerodinámica se multiplican... En todos estos ámbitos, son imprescindibles instrumentos de cronometraje, pero ahora tienen que tener capacidad para indicar décimas de segundo.

    "¡Desarrollar un contador de deporte capaz de fragmentar el tiempo con una precisión de cinco veces, y hasta diez veces superior a la que existe hoy en día!"... Ese es el objetivo que fijó Charles-Auguste Heuer a sus relojeros en 1914, pues existen todos los elementos que obligan a pensar que hay que ir muy rápidos.




    1914: August Horch gana la Carrera Alpina con su Audi Tipe C


    En Ford se producen automóviles en cadena; la teoría atómica trastorna los espiritus científicos; el rearme de los estados europeos se acelera y los fabricantes de armas reclaman un instrumento capaz de estimar el tiempo de vuelo de un proyectil... Unos mese más tarde, los primeros prototipos llegan al despacho de Charles-Auguste Heuer.

    Los nuevos relojes de bolsillo son redondos, sobrios de aspecto, provistos de una cuerda de corona que también sirve de pulsador. En cuanto a la aguja del cronógrafo, muy fina, situada en el centro, su velocidad es fabulosa: ¡En 3 segundos da la vuelta a la esfera! Charles-Auguste Heuer queda pasmado oyendo el ruido que producen las maquinarias ultrarápidas del sistema de oscilación y de escape.

    Para comprender lo que sucede en el interior, tienen que traerle una lupa de relojero de gran ampliación. Solo esta lupa permite distinguir un balancín relativamente pequeño, robusto y dotado de una sólida espiral Breguet. Las oscilaciones son tan cortas que no pueden contarse durante la observación.

    El manejo es muy sencillo: una presión para accionar, una presión para parar y una presión para poner la palanca de vuelta a cero en la pequeña pieza con forma de corazón.
    El balancín y su espiral efectúan 360.000 alternancias por hora. La medida es de diabólica precisión: ¡1/100 de segundo!
    Es el record de precisión absoluto para un reloj mecánico. Sin duda han ido los relojeros demasiado lejos para la época y Charles-Auguste se apresura a solicitarles un modelo más modesto y más fiable, con una frecuencia del balancín que solo alcanza 180.000 alternancias por hora, con una precisión de "sólo" 1/50 de segundo, lo que es ampliamente suficiente para la época.




    La patente que corona ese "Mecanismo de cronógrafo" la atribuye el 2 de Octubre de 1916 la Oficina Federal para la Propiedad Intelectual y entra en el catálogo de la casa Heuer el mismo año.

    "Micrograph" y "Semicrograph" se proponen a la venta por un precio de 100 y 90 francos suizos. Ambos modelos disponen de dos pulsadores y como su nombre lo indica de una "desdoblante", es decir una "ratrapante". Cambiarán muy rápido de nombre para llamarse "Microsplit" y "Semicrosplit".

    Heuer acaba de inventar los mejores y los más precisos contadores de deporte mecánicos del mundo, que serán fabricados hasta 1969, cuando el cronometraje electrónico habrá revolucionado la industria relojera.


    AÑOS 60... EL NACIMIENTO DE UN MITO

    A principios de los años 60, Heuer lanzó su cronógrafo de pulsera "Autavia" con varias versiones de Biseles giratorios: destinado a pilotos, bisel regulable en 12 horas para leer en la esfera la duración de un vuelo u otro uso horario.




    Autavia. Foto propiedad de www.Calibre11.com


    Con su caja hermética hasta 100 metros de profundidad y su bisel giratorio acanalado dividido en 60 minutos, "Autavia" fue un divo, pero en 1963 nació otra gran estrella que lo destronó. Se llamó "Carrera" y simbolizó durante años el apogeo del cronógrafo de pulsera.


    CARRERA

    "Carrera" vio la luz e la época del inicio de la conquista del espacio. Jack William Heuer sabe que la legibilidad determinará la elección del cronógrafo estrella de la nueva generación.




    Jack Heuer

    El límite natural de un reloj es su esfera, y su diámetro no puede rebasar los límites de lo razonable para satisfacer cualquier objetivo teórico de legibilidad. Se necesitó pues inteligencia, y, aún mejor, ingenio. Jack Heuer encontró la solución mandando grabar una escala con quintos de segundo en un realce situado debajo del cristal plexi abombado que antes no se utilizaba. La esfera pareció aumentar en casi dos milímetros. ¡Fue una auténtica proeza! Y el nombre de "Carrera", que tanto impacto tiene en la imaginación, no fue una menor hazaña.






    Jack tuvo esta idea con ocasión de una carrera automovilítica que se desarrolló en los Estados Unidos, las "12 horas de Sebring" cuyo cronometraje oficial estaba a cargo de Heuer, al hablar con el piloto Ricardo Rodriguez. En la conversación, mencionó este último un Rallye que cruzaba antaño México, la "Carrera Panamericana México". Esta carrera épica rápidamente abandonada a causa de los peligros que corrían los pilotos estaba originalmente destinada a promocionar la Pan-American Highway. Jack Regresó a Bienne con un nombre que iba a simbolizar la perfección relojera en el mundo entero.








    A partir de mediados de los 60, , se incluyeron en el catálogo Carrera los modelos "Carrera 12", "Carrera 45", "Carrera Tachy", "Carrera Deci" y "Carrera Black". Y pronto apareció un nuevo Carrera, primer cronógrafo dotado de indicador de fecha en forma de anillo. Por razones técnicas no iba equipado del pequeño segundero.





    Hubo que esperar a continuación el año 1969 para que la saga de los "Carrera" volviese a aparecer en primer plano, con el lanzamiento de la primera maquinaria automática, la famosa "Chronomatic". Y un año más aún para que Heuer-Leonidas se atribuyera el 10% de la totalidad de exportaciones helvéticas de cronógrafos de pulsera prestigiosos.




    El Prodigio Automático

    El 3 de Marzo de 1969, estaba invitada la flor y la nata de la prensa especializada a presenciar un momento único, a la misma hora, en los salones de Hotel Continental de Ginebra y en el "Copter Club" del Pan-Am-Building de Nueva York. Aquel día, despues de 4 años de trabajo obstinado, presentaron tres grandes nombres de la relojería - Breitling, Hamilton-Büren y Heuer - el primer cronógrafo dotado de cuerda automática a través de un micro-rotor. Aquella creación sigue siendo única hasta el día de hoy.



    Foto de Tantdetemps

    Un largo camino hasta la meta

    Puede resultar extraño que se haya necesitado más de un siglo antes de equipar un cronógrafo con cuerda automática, pero una simple mirada a las complejas "entrañas" del instrumento es suficiente para comprender que se trata del último gran desafío de la era mecánica. Lograr la síntesis de la cuadratura y de lo automático es cosa de prodigio, ya que la energía del rotor debe alcanzar el tambor pasando por un pequeño engranaje esencial. Ahora bién, este camino, ciertamente muy corto, está obstruido por gran número de ruedas, palancas y otros muelles. El cronógrafo no puede equiparse con dispositivo de cuerda automática sin adoptar una estructura con principios diferentes de los tradicionales. Y es ese precisamente el hecho que ha horrorizado a todos los relojeros del planeta.
    Durante mucho tiempo, nadie se ha atrevido a aventurarse en lo desconocido, excepto Lemania, fabricante de desbastes del Valle de Joux. Pero en 1947, su estudio no pasó de la fase de prototipo, por miedo sin duda a un fracaso técnico y comercial.
    Charles-Edouard Heuer también pensaba en ello, como es obvio, puesto que su empresa era una de las pocas en disponer de servicios de ingenieros competentes. Charles-Edouard comprendió que sus medios financieros no le permitían superar los extraordinarios problemas técnicos relaccionados con la puesta a punto de este instrumento revolucionario, sobre todo porque no estaba convencido de que pudiera venderlo. El periodo de postguerra no aboga por la temeridad. Pero, si bién no se lanzó en el desarrollo, tampoco abandonó la idea. Y cuando, en 1957, presentó la manufactura Büren el primerísimo calibre automático con micro-rotor, supo Heuer que la solución estaba a su alcance si se lograba combinar este tipo de maquinaria con un módulo cronógrafo.
    A partir del año siguiente, intento Heuer una primera alianza con otros ocho fabricantes de relojes de pulsera automáticos, con la esperanza de poner a punto y fabricar un calibre ultraplano, provisto con dispositivo de cuerda autómática. "Esto debería ser la base del futuro cronógrafo automático", explicó más tarde Jack Heuer. Pero se eternizaron las discusiones y el proyecto quedó finalmente abandonado. Al mismo tiempo, la marca dejó de fabricar relojes de pulsera automáticos para dedicarse a los contadores de deporte y cronógrafos que le otorgaron notoriedad internacional. Solo en apariencia, parecía el sueño olvidado, pero no en realidad. Al contrario, en los talleres de Bienne, tenían los relojeros el sentimiento de estar finalmente en condiciones de aceptar el reto.
    El comité de cronógrafos en que participaban Heuer, Breitling y otros grandes nombres, tuvo la misma convicción. También pareció haber llegado el momento para dar un buén golpe, puesto que las ventas de cronógrafos se estancaban y no se podía contar con los modelos convencionales para aumentarlas. Así, a principios de los años 60, firmó Jack Heuer un acuerdo con su gran rival Willy Breitling. En esa alianza entró rápidamente Hans Hocher, director técnico de Büren Watch S.A, cuyos calibres micro-rotores parecían "predestinados", y Dubois-Dépraz S.A, que disponía de las competencias requeridas en materia de dispositivos de báscula complicados, puesto que ya puso a punto el contador de horas del instrumento de a bordo "Monte Carlo". Ahí empezó la aventura. La operación hubo que hacerla rápidamente, puesto que exigía un riesgo enorme de ver la competencia llegar antes, en particular los norteamericanos, que ya tenían extraordinarios éxitos gracias a su tecnología. En 1965, el submarino norteamericano Trieste II bajó a 6000 mtrs. de profundidad y Craig Breedlove batió el record del mundo de velocidad (996,57 Km/h) con su vehículo de reacción "Spirit of America". Corría el rumor de que la Sociedad Zenith trabajaba en un modelo de cronógrafo automático. Seiko y Citizen, gigantes de la relojería en Japón, también parecieron estra listos para interesarse por el asunto. Los relojeros suizos contrajeron la fiebre y se lanzaron en una verdadera carrera contra reloj...una de las competiciones más secretas de la historia de la industria civil.





    Foto de Tantdetemps

    "Alto Secreto"

    La Suiza relojera es una aldea donde un rumor es suficiente para activar las especulaciones más fantasticas. En la Suiza relojera, todos se conocen y no hay nada más delicado que guardar una información. Cuando las delegaciones de las cuatro casas se reunieron por primera vez en 1965, estaban obsesionadas por el imperativo de la discreción, hasta tal punto que su proyecto recibio el nombre cifrado: "99". En dicha reunión,se distribuyeron con el mayor secreto los papeles: Büren se otorgó el mecanismo automático especial; Dubois-Dépraz se hizo cargo del módulo cronográfico provisto con un contador de 12 horas y un contador de 30 minutos, así como del piñón oscilante inventado antaño por Edouard Heuer. Breitling y Heuer asumieron el desarrollo de las otras piezas y el diseño de la esfera y de la caja. A principio del año 1966, se unieron a ellos de facto los norteamericanos de Hamilton Watch Company, de Lancaster en Pensilvania, al adueñarse de la mayoría de las acciones de Büren.
    En la primavera de 1968, se efectuaron los primeros ensayos concluyentes y se experimentaron prototipos. La cuerda del cronógrafo, del calibre 11 "Chronomatic", de 13 3/4``` lineas (31 mm de diámetro) y de 7,7 mm de altura, funcionaron de maravilla, incluso en condiciones extremas de uso, y la precisión no estaba lejos de cumplir con las normas de los cronómetros. Solo quedaba por lanzar la producción en serie. Fue ese el momento más delicado, puesto que los pedidos hechos a los fabricantes revelaban, como es obvio, lo que se había tratado de ocultar durante tanto tiempo. Cualquier experto es capaz de reconocer lo que se fabrica consultando la lista de suministros: esferas, cajas, pulsadores, piñones de cuerda, etc. El secreto iba a descubrirse. En este punto, era el riesgo de tal índole que nadie osó esperar la tradicional feria relojera de Basilea para comunicar la verdad...¡sobre todo porque el proyecto costó 500.000 francos suizos!
    La presentación del 3 de Marzo de 1969 en Nueva York y en Ginebra fué un acontecimiento histórico para la relojería mundial y la declaración del ministro Gérard F. Bauer, Presidente de la Federación Relojera Suiza, fue testimonio de ello: "En estos tiempos de competencia extranjera cada vez más ruda, esta innovación es el testimonio de la voluntad y de la capacidad de los industriales para permanecer competitivos, y ello en el sentido más activo, más ofensivo y más agresivo del término. Además la prueba está clara de que tres empresas relojeras, juntas y sin renunciar a sus personalidades, han podido realizar una proeza técnica que cada una de ellas aisladamente no hubiera podido llevar a cabo"





    Desde su lanzamiento se han realizado muchas versiones del Carrera, aquí veremos algunas...















    Tras muchos años de exito, se lanzó una serie inspirada en el mítico modelo que Jack Heuer ideó muchos años atras...El Grand Carrera...






    TAG HEUER GRAND CARRERA CALIBRE 36 RS2 CALIPER



    FICHA TÉCNICA


    TAG Heuer Calibre 36 RS - COSC – Automático – Cronógrafo – 2 sistemas indicadores rotativos para el contador de minutos a las 3 horas y el contador de horas a las 6 horas – Segundero continuo linear a las 9 horas - Fecha

    • Esfera negra
    • La escala giratoria permite una lectura aumentada de las décimas de segundo accionada por la corona situada a las 10 horas
    • 2 sistemas indicadores rotativos decorados con Côtes de Genève y facetas pulidas:
      • Contador de minutos a las 3 horas.
      • Contador de horas a las 6 horas.
    • Segundero linear a las 9 horas
    • Índices facetados y curvados aplicados a mano con alternancia de acabados
    • Logo TAG Heuer aplicado a mano
    • Agujas pulidas con facetas pulidas
    • Aguja del contador de segundos con extremo de color rojo
    • Marcadores luminiscentes en agujas de horas y de minutos
    • Inscripciones “Grand CARRERA – CALIBRE 36 – CALIPER CHRONOGRAPH – CERTIFIED CHRONOMETER- 1/10th of second”
    • Ventanilla de fecha a las 4.30


    • Diámetro de la caja: 43 mm
    • La corona de gran tamaño de titanio negro grado 2 decorada con una banda roja y situada a las 10 horas permite accionar la escala giratoria
    • Pulsadores de titanio negro de grado 2 satinado con facetas pulidas
    • Caja de titanio negro grado 2 con asas curvadas pulidas y facetadas (material ultraligero y resistente)
    • Bisel de titanio negro grado 2 satinado y pulido con escala taquimétrica
    • Cristal zafiro abombado con tratamiento antirreflectante por ambos lados
    • Corona de titanio negro grado 2 de gran tamaño decorada con una banda roja
    • Fondo de titanio negro grado 2 sellado por 6 tornillos
    • Doble fondo de cristal zafiro ahumado
    • Estanqueidad: 100 metros


    • Correa de caucho negro con extremo de titanio negro de grado 2
    • Cierre desplegable de titanio de grado 2 con pulsadores de seguridad y logo TAG Heuer aplicado



    Como podeis ver, las especificaciones son realmente muy altas. Ha sido galardonado con varios premios...





    Existe también una versión en acero, aunque en España aún no se comercializa. La calidad de acabados es extraordinaria...



    En la esfera se pueden observar dos discos rotativos y un segundero lineal...¿Hay algo normal en este reloj?...



    Si nos acercamos un poco más, podremos apreciar que el nivel de acabado brilla a un altísimo nivel...



    Uno de los pocos relojes que ha inspirado por si mismo el diseño de un deportivo...Ken Okuyama y su K.O. 7








    Este reloj excepcional, no tiene un mecanismo de menos nivel...nada menos que equipa "El primero", un mito y un hito en la relojería.

    "EL PRIMERO"

    Símbolo de excelencia, El Primero es el primer movimiento cronógrafo automático integrado capaz de medir tiempos cortos hasta la décima de segundo.

    Desarrollado en 1969 y convertido rápidamente en la referencia relojera, El Primero – cuyo nombre en esperanto traduce la universalidad con vocación humanista - ilustra el genio creativo y el refinamiento de ZENITH. Diseñado a partir de un dibujo casi académico, sin ninguna concesión para lo accesorio, El Primero es una obra maestra de innovación. Este movimiento está perfectamente integrado, lo que permite conjugar reducidas dimensiones, fiabilidad y precisión: la posición de cada platina, de cada rodaje y de cada componente ha sido optimizada. Además, la rueda de pilares, centro de mando, verdadero director de orquesta del cronógrafo, centraliza y coordina las órdenes transmitidas por los pulsadores. Inigualado hasta hoy, El Primero es el único movimiento cronógrafo capaz de medir los tiempos cortos hasta la décima de segundo, una prestación que se hizo posible gracias al uso de un volante que oscila con una frecuencia de 36 000 alternancias por hora. Esta precisión absoluta le ha permitido superar con éxito las pruebas del COSC (Control Oficial Suizo de Cronómetros). Cronógrafo con doble pulsador, autónomo durante más de 50 horas, este movimiento con cambio de fecha instantáneo puede recibir otras complicaciones: Triple indicador de funciones calendario, Fases Lunares, Flyback... y existe también en versión manual. Preciso, fiable y sofisticado, El Primero y su decoración perlada, anglada y rectificada, es un símbolo de excelencia: testimonio de varios siglos de arte relojero que constituye la pieza más perfeccionada en la materia.

    Mecanismo de alma eterna

    Primer calibre cronógrafo de carga automática por masa oscilante que gira sobre un rodamiento ubicado en posición central, esta pieza de extraordinaria complejidad y de lograda integración apareció por primera vez en marzo de 1969, tras cinco años de largos estudios. Calibre de bello tamaño con 13 líneas de diámetro, en otras palabras 30 mm por 6,50 mm de espesor y sólo 7,55 mm en el caso de la versión con triple calendario instantáneo, este movimiento dotado de rueda de pilares y martillo de vuelta a cero clásico es aún hoy el más fino del mercado. Es asimismo el más preciso. Con un volante de glucydur asociado a una espiral plana de primera calidad en autocompensador antimagnético de sincronismo, que oscila a razón de 36000 alternancias por hora, las prestaciones de cronometraje alcanzan una décima de segundo. Insensible a los movimientos bruscos y amagnéticos, ostenta el mejor índice de ajuste horario a largo plazo de su categoría.
    Este movimiento que comprende 354 piezas, en la versión más compleja de las que 277 son diferentes, posee 41 tornillos, 31 rubíes, necesita más de 50 puntos de lubrificación con 10 tipos de viscosidad diferentes (4 de los cuales son secos para asegurar el escape de alto rendimiento) en el caso de la versión sencilla y 38 puntos en el caso de la platina de triple calendario. Para fabricar este movimiento maravilloso se precisan nueve meses de trabajo en tiempos acumulados, son necesarios entre 5 y 50 operaciones por pieza, 50 fresados en diferentes cotas de la esfera y 77 en los puentes. En definitiva, se emplean más de 18 metales para un solo movimiento y la pasión de cada día de más de veinte relojeros especializados. No cabe duda de que, con semejante complejidad, el movimiento El Primero de la Manufactura ZENITH tiene alma.




    Extraordinario movimiento en un extraordinario reloj...



    Por último, decir que creo que no tengo casi, ni que argumentar porqué he elegido este reloj...Es uno de los mejores cronógrafos que existen actualmente, y su deportividad es extrema al igual que sus prestaciones...

    Espero no haberos aburrido...







    Última edición por Concurso RE; 28-Nov-2009 a las 14:24

  2. #2
    Fecha de ingreso
    24-Sep-2009
    Ubicación
    Barcelona
    Mensajes
    494
    "Me gusta"

    Predeterminado

    Pues no, no me has (hablo por mí, pero creo que será el sentimiento general) abirrido en absoluto. Al contrario, has presentado un trabajo extraordinariamente didáctico y entretenido.

    Me ha encantado cómo has sabido introducir en tu trabajo la historia de la medición cronográfica como elemento dinamizador de la investigación en la industria relojera. Y nos has presentado un reloj innovador que, sin duda, encarna a la perfección la lucha y la pasión de una marca por la excelencia.

    Enhorabuena por una de las mejores presentaciones de este concurso.

    Muchas gracias por tu aportación y un saludo,
    “There are those who look at things the way they are, and ask why... I dream of things that never were, and ask why not?” (Robert F. Kennedy)

  3. #3
    Fecha de ingreso
    09-Mar-2007
    Ubicación
    Barcelona
    Mensajes
    1,388
    "Me gusta"

    Predeterminado

    Fantástico el desarrollo historicista del relato y su panorámica, como indica Mickelson va a ser francamente difícil determinar la mejor presentación entre todas las ofrecidas...Gracias.
    " No existe una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión ( Duquesa de Windsor ) "

  4. #4
    Fecha de ingreso
    13-Aug-2008
    Ubicación
    mi casita...
    Mensajes
    4,487
    "Me gusta"

    Predeterminado

    Una magnífica presentación, con historia de la firma y del modelo en concreto... Sin duda un candidato firme y con galardones como el Grand Prix d'Horlogerie de Genève 2008 y el Red Dot Desing Award 2009... casi nada vamos...
    "... no estoy mirando la hora, estoy mirando el reloj..."

  5. #5
    Fecha de ingreso
    30-Apr-2009
    Ubicación
    en el pais de la cecina
    Mensajes
    1,113
    "Me gusta"

    Predeterminado

    "yo solo estoy aqui para retrasar el desenlace de esa enfermedad que se llama vida"

  6. #6
    Fecha de ingreso
    08-Apr-2009
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    2,470
    "Me gusta"

    Predeterminado

    ¡¡¡Menuda currada!!! Extraordinaria presentación. De todas la familias Tag, los Carrera son los que más me gustan.

    Tenga premio o no este hilo pido que se suba al sub foro Tag como chincheta.

    Torreznos & Friday's Mail Club



Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos hilos
  • No puedes responder hilos
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •