Deep Space Tourbillon: el sueño filosófico de Vianney Halter (parte 2)

0

Ver la primera parte

Deep Space Vianney HalterDeep Space Tourbillon: un tourbillon que se mueve en tres ejes. O como insiste monsieur Halter, en tres dimensiones. La primera es el propio giro del torbellino en 40 segundos, cuyo vástago gira sobre sí mismo (segunda dimensión) una vez cada 6 minutos. Y todo el conjunto hace un giro completo alrededor de la esfera en 30 minutos, que sería el tercer eje. Cuando lo ves funcionado en la muñeca te das cuenta de que eres afortunado al no tener un ejemplar: te acabarían echando del trabajo por pasarte el día embobado mirando el mecanismo.

¿Por qué un fondo ciego? En palabras de su creador, para representar mejor la idea del hombre Deep Space Tourbillon Vianney Halterevolucionando en el espacio, y porque todas las naves tienen una puerta hermética que no te deja ir más allá de su propio confín. Y es verdad que le da una sensación de profundidad al conjunto, sin distraerte viéndote tus propio vello. Además el calibre se mueve a unas tranquilas 21.600 alternancias, lo que te permite apreciar el desempeño del volante con su espiral, la rueda de escape, el áncora… cuando en su movimiento de rotación y translación pasan por delante de tus ojos.

Deep-Space-vianney-halterEl tiempo se lee mediante dos manecillas independientes que se alzan sobre la esfera de plata y se curvan siguiendo el domo de zafiro. En la versión que se ve en estas fotos -el primer reloj que se construyó- tan sólo hay material luminiscente en los 4 índices principales y en la manecilla de las horas, pero Vianney me dijo que ahora también la incluye en la de los minutos, justo en la parte que sobrevuela la minutería de ferrocarril. Desde luego la lectura no es la más intuitiva del mundo, eso está claro. Es más, cuesta acostumbrarse; pero no pasa nada: si alguien te pregunta la hora, en el momento en que levantes la mano para mirar el reloj a ese alguien se le va a olvidar la pregunta y se va a quedar embobado viendo el guardatiempos; te va a dar tiempo de sobra para averiguar qué hora es.

Por cierto que me dijo Vianney que había hecho una versión para un amigo trekkie en la que toda la esfera estaba recubierta de SuperLuminova, que lógicamente brillaba entera en la oscuridad. No estaría mal ver esa versión.

¿Y cómo se siente el reloj sobre la muñeca? La pieza tiene 46 mm de diámetro y sin embargo, al alzarse hacia arriba en curva y hacia dentro la esfera, no parece tan grande en absoluto. Es más, cuesta creer que sean 46 mm. Está construido en titanio y es una auténtica pluma, no se nota su peso lo más mínimo. Por supuesto con ese cristal en cúpula te puedes olvidar de llevarlo por debajo del puño de la camisa, pero tampoco creo que uno quiera llevar escondido un reloj como éste. Por cierto que el tratamiento anti reflejos cumple a la perfección. La corona, con las protuberancias marca de la casa, mueven las manecillas con una tanta suavidad que uno pensaría que el mecanismo está roto. No olvidemos que esto no es una fruslería de las que hace Romain Jerome; estamos hablando de una pieza hecha por un relojero de tomo y lomo que cuida todos los detalles. Y se nota.

Vianney afirma que ha conseguido una velocidad de crucero -nunca mejor dicho- tal que entre él y los 5 cinco empleados que tiene (dos de ellos enteramente dedicados a este modelo y otro dedicado a los mecanizados) consiguen fabricar una unidad al mes. Así que es sólo cuestión de pedir el tuyo y espera que te llegue. Su precio es de sólo 200.000 francos suizos (más el IVA, como les gusta recordar a los helvéticos). ¿Os parece mucho o poco?

About Author

Santiago Tejedor

Creador y editor de la web www.horasyminutos.com, reflejo de su pasión por la relojería

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR